¿Insensato o prudente?

¿Insensato o prudente?

Por Departamento Web 2

Como en la historia que el Señor Jesús contó, no es suficiente querer la Salvación sin estar listo para ella

Todos los que frecuentan una Iglesia quieren la salvación después de esta vida terrenal. Pero calentar la silla de un templo no es garantía de nada sin que haya la debida entrega a Dios. El propio Señor Jesús dio un ejemplo muy claro de eso en la parábola de las diez vírgenes (lee en Mateo 25:1-13).

En la historia, el Mesías dice que «el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al novio. Y cinco de ellas eran insensatas, y cinco prudentes» (versículos 1 y 2). Las prudentes, según el Hijo del Hombre, llevaron sus lámparas llenas de aceite, pero también una vasija a parte con aceite de oliva para abastecerlas. Las jóvenes restantes llevaron solamente las lámparas, con las prisas, sin preocuparse por el combustible.

El novio demoraba en llegar y todas durmieron. A medianoche, él dio señales de su llegada y las jóvenes salieron para correr a su encuentro en el camino y guiarlo a la casa. Las jóvenes sin aceite les pidieron prestado un poco a las prudentes, pero ellas las aconsejaron a ir a comprar, pues no sería suficiente para todas.

Mientras las que no estaban preparadas se fueron a comprar aceite, el esposo llegó, fue recibido por las prudentes y se encerró con ellas en casa. Las imprudentes llegaron y tocaron la puerta, pero no fueron recibidas, pues el hombre no las consideró sus novias por no haberse preparado. Incluso ya habían comprado el aceite, de último momento, en la desesperación, pero ya era demasiado tarde.

El Señor aconseja, con el ejemplo de las vírgenes preparadas: «Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir» (versículo 13). Él se refiere a Su propia venida en el Fin de los Tiempos, que puede suceder en cualquier momento, pero mucha gente no va a ser salva, pues no basta querer sin estar listo, siempre dejándolo para mañana.

Prioridades equivocadas

Según el obispo Edir Macedo, «las diez vírgenes representan a los cristianos. No obstante, la mitad era insensata y la otra mitad prudente. Las insensatas no llevaron el aceite, que es el símbolo del Espíritu Santo, pero las prudentes sí lo llevaron. El aceite es lo que mantiene la llama encendida, y la llama representa la fe. Sin el aceite no hay llama y, al no haber llama, consecuentemente, la vida estará en tinieblas».

Para el obispo, las vírgenes imprudentes de hoy son las personas que se preocupan por las finanzas, la familia, la salud, la vida sentimental, pero no por lo más importante: la propia salvación. «Usted puede conquistar mundos y fondos, lo que quiera. Puede ser la persona más rica, más poderosa del mundo, pero si no tiene el Espíritu Santo, es el ser humano más pobre, más miserable que existe en la faz de la Tierra y, cuando muera, su alma quedará renegada para la perdición eterna. Ese es el problema, ya que no existirá una segunda oportunidad. Murió, se terminó. ¿Cuál es su situación? ¿Usted es una virgen insensata o prudente?».

Es obvio que es necesario planear el futuro, cuidar esos otros aspectos de los cuales el obispo habló, tales como dinero, salud, familia y todo lo demás, pero de nada sirve priorizar las cosas materiales y dejar el cuidado espiritual para después.

«Claro, quien es sabio piensa en el futuro, pero no solo de la carne, sino del alma. Quien no es sabio es como un niño, anda de acuerdo con las emociones, no usa el intelecto, sino solo quiere los bienes materiales, que no están prohibidos. Lo que no puede es hacer de la conquista de estos la prioridad de su vida, pues si hace eso, su lámpara se va a apagar y ¿en dónde encontrará el aceite para encenderla otra vez? Esta vida que está viviendo, tarde o temprano se va a acabar.

Con pecado, sin salvación

El obispo Macedo complementa este razonamiento: «muchos piensan que, por el hecho de estar en la Iglesia, automáticamente serán llenos del Espíritu Santo. Pero ¿cómo nacer de nuevo y ser bautizado con el Espíritu Santo sin el arrepentimiento de los pecados? Ese ha sido el motivo por el que muchos aún no han sido sellados. Solo enmiendan los caminos y las obras aquellos que están arrepentidos de sus pecados».

Todo es muy claro, según el obispo: «El Señor Jesús no vino a llamar a los justos, sino a los pecadores al arrepentimiento. Mientras haya pecado, no habrá salvación. Los que se arrepientan (y por eso están limpios) están listos para presentarse delante de Dios».

Como las vírgenes insensatas pensaban, querer no es poder. Es solo el primer paso para tomar una actitud, como hicieron las jóvenes prudentes. Las imprudentes son los cristianos que están en pecado, pero quieren una salvación que nunca tendrán. «Si es su caso, enmiende sus caminos y obras, es decir, arrepiéntase ahora. «Dentro de poco» puede ser demasiado tarde. Con la salvación no se juega, ni se pierde tiempo», finaliza el obispo Edir Macedo.

  • 5 síntomas
    5 síntomas secretos de la depresión más peligrosa

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/insensato-o-prudente/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: