Fui criticada, ¿y ahora?

Fui criticada, ¿y ahora?

Por Departamento Web 2

Comprenda por qué es importante dejar la sensibilidad a un lado (tan aflorada en la generación actual) y saber escuchar críticas constructivas, sobre todo cuando estas provienen de quien quiere su bien

El ser humano quiere que su ego siempre sea “masajeado”. Lo que más le gusta es cuando las demás personas están de acuerdo con sus pensamientos, actitudes, su manera de ser, etc. ¿Quiere verlo sentirse mal? Basta que alguien no esté de acuerdo con una opinión o haga una crítica.

A final de cuentas, ¿a quién le gusta ser contradicha?

Una investigación realizada por el instituto canadiense PsychTests con 3 mil personas demostró cuán poco preparadas están las personas para lidiar con las críticas que reciben en el día a día. La encuesta mostró que el 66 % de los participantes admiten que no lidian bien con la retroalimentación (respuesta) negativa y difícilmente cambian; el 14 % cree que quien critica lo hace por enojo o por envidia; y el 29 % considera que los comentarios críticos se hacen con la intención de perjudicar y no de ayudar.

Otros entrevistados dijeron que pierden la motivación para trabajar cuando son evaluados negativamente. La crítica termina siendo vista con malos ojos y no es aprovechada como una forma de aprendizaje.

Es necesario aprender

¿Acaso todo tipo de crítica es mala? Según la columnista Núbia Siqueira, es necesario analizar de qué forma la opinión de una persona que confronta la suya puede contribuir para su perfeccionamiento. “Tener a alguien que nos ayude a ver en qué punto estamos fallando en nuestra vida es un privilegio y no un problema. Y, aunque las críticas sean injustas o con intención de disminuirle, extraiga lo que es bueno de ellas”, señala.

Ella señala que no se debe vivir buscando la aprobación de las personas. “Nosotros recibimos críticas y sugerencias todo el tiempo. Y eso, claro, sin que lo pidamos, pero sepa que actuar para agradar a alguien es frustrante, pues las personas nunca se satisfacen. Habrá siempre algo en nosotros que merezca sus intervenciones. Entonces, para que su vida produzca una bella melodía, desee ardientemente agradar a Dios y esté atenta a lo que dice Su Palabra. Los consejos son buenos y todos los necesitamos, pero elija bien los que le servirán”, dice.

Es importante dejar la sensibilidad a un lado (tan aflorada en la generación actual) y saber recibir retroalimentaciones, sobre todo cuando estas provienen de quien le gusta a usted. No es fácil admitir el propio error de aceptar una opinión contraria porque esas cuestiones afectan el ego, pero toda mujer que desea ser mejor para Dios necesita vencer esa dificultad y aceptar orientaciones de los demás, mirar hacia su propio interior y cambiar siempre que sea necesario.

Sepa distinguir

Es claro que no todas las críticas agregan algo a nuestra vida.

Lamentablemente, algunas personas son bruscas cuando hablan y solo dicen palabras para denigrar al otro. En cambio, quien quiere su bien no dirá algo para lastimarla, sino para ayudarla en su desarrollo. Por eso, es indispensable saber diferenciar lo que es constructivo de lo que es destructivo. Todas tenemos cualidades y defectos. Use las críticas para su madurez.

Lee también: Mis tentaciones en el pasado

  • 53 millones
    Depresión: 53 millones de casos nuevos tras la pandemia

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/fui-criticada-y-ahora/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: