Esfuerzo diario

Esfuerzo diario

Por Departamento Web

Yo ya fui muy tímida, al punto de no lograr hablar con más de una persona al mismo tiempo. Si dos o más personas empezaban a prestar atención en lo que hablaba, yo me quedaba tan roja, que hasta ellas se sentían avergonzadas por mí. Se avergonzaban y yo también, aún más cuando veía que ellas se estaban cohibiendo por mí.

Por más que odiara ser así, era algo que estaba fuera de mi control. No quería avergonzarme, no quería ahogarme en las propias palabras, ¿pero de qué servía no querer? Cada vez era la misma cosa y eso me perjudicaba demasiado, pues quería hacer más para Dios, poder hablar con las personas que Él me daba, ¿pero cómo si no lograban oír nada al reparar en mi rostro colorado?

Fue entonces que un día tomé una decisión delante de Dios, que no dejaría de servirlo a causa de mi timidez. Empecé a hablar en reuniones, aún toda colorada y viendo en el rostro de las personas el sentimiento de conmiseración. No desistí. Continué y, le voy a decir, demoró mucho para dejar de enrojecer en frente de las personas, hasta hoy, a veces, siento que mi cuello arde, pero no me afecta más.

La verdad es que aprendí que todo en la vida necesita de mucho esfuerzo. No es solo poco esfuerzo, ni esforzarse una vez, sino muchas veces, prácticamente todos los días.

Para vivir la Palabra de Dios no es diferente, es necesario esforzarse. Es fácil ser tímidas, pero necesitamos esforzarnos para ser intrépidas. Es fácil ser orgullosas, pero necesitamos esforzarnos para ser humildes. Es fácil hacer nuestra voluntad, pero necesitamos esforzarnos para hacer la voluntad de Dios. Es decir, con Dios es necesario mucho esfuerzo diario.

Es por eso que muchas “cristianas” no logran mantener la fe, quieren vivirla sin tanto esfuerzo. En realidad, son mundanas, solo se esfuerzan para agradar a la propia carne. Piensan que pueden usar la misericordia de Dios como tarjeta de crédito. Olvidan que la misericordia de Dios es para quien se arrepiente y el arrepentimiento exige esfuerzo.

Jesús dijo:

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11:12).

¿Quiere ir al cielo? ¿Quiere ser salva? ¿Quiere ser cristiana de verdad? ¡Esfuércese más!

En la fe.

 

Por Cristiane Cardoso

  • Glaciar

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/esfuerzo-diario/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games