Es más que una copa

Es más que una copa

Por Social Media

Durante la reunión del pasado 13 de diciembre, ministrada por el obispo Franklin Sanches, se realizó la Santa Cena y quienes tuvieron la oportunidad de participar comprendieron el significado de la Copa de la Salvación.

«Nosotros tenemos una idea de que el pan, el cuerpo de Cristo, es para fortalecernos físicamente y la sangre era solo para la remisión de los pecados y la renovación de la fe. Pero la Santa Cena es mucho más fuerte de lo que nosotros podemos imaginar», inició el obispo.

En la última cena, el Señor Jesús se sentó con Sus discípulos y después de partir el pan y dárselo a ellos, tomó la copa llena de vino y dijo: «Bebed todos de ella; porque esto es Mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados.» (Mateo 26:28).

La Santa Cena no es solo beber un jugo y comer un poco de pan, es un pacto. Cuando la persona decide de verdad entregarle su vida al Señor Jesús, está dispuesta a sacrificar como Él sacrificó. «Ese era el significado de que todos bebieran de la misma copa. Es como si dijéramos: “Señor, así como diste Tu vida por mí, también estoy dispuesto a dar mi vida por Ti”.

Sin embargo, hoy en día muchos no lo hacen. Quieren beneficiarse de lo que Él tiene para dar, pero no están dispuestas a sacrificar su vida para obedecerlo y servirlo», agregó.

Ese sacrificio consiste en entregarse totalmente a Él. En otras palabras, es tomar la decisión de renunciar a lo que va en contra de Dios, de abandonar el pecado. Pero ¿por qué? Para entender el sacrificio que Jesucristo hizo en la cruz, la Biblia dice: «Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO), a fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe» (Gálatas 3:13-14).

Mientras el Señor Jesús estaba crucificado, recibió todos los pecados de la humanidad. «Sacrificó Su vida en la cruz, se negó a sí mismo, derramó hasta la última gota de sangre por amor a mí, por amor a usted, [por eso], quiere que también sacrifique su vida por amor a Él». No obstante, ese sacrificio es continuo: «Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame» (Mateo 16:24).

De acuerdo con lo que explica el obispo, «redimir» significa liberar a un esclavo comprando su libertad. Una vez que el esclavo era libre, por voluntad propia quería servir al señor que lo liberó. «Es lo que Cristo espera de mí y ustedes. Él pagó por nuestra libertad, para que no seamos esclavos de satanás […]. Pagó con Su sangre, y lo único que espera es que usted le quiera servir por amor. Cuando hace eso, Él derrama sobre su vida su Santo Espíritu. […] Pero solo es para quien bebe de la copa de la salvación, para quien decide hacer eso por amor. Jesús compró su libertad, pero no le obliga a servirlo ni a sacrificar por Él ni para Él», explicó.

Para finalizar, el obispo mencionó cuáles son los beneficios de asumir este pacto: «Mientras estoy en Jesús, soy abrigado por Él. Todo lo que le digo al Padre, me lo concede por amor a Su Hijo. Por lo tanto, no vale la pena el pecado, porque este le separa de Dios. Puede orar y orar, solo que no le va a responder. Pero cuando se rinde a Jesucristo, Él le perdona y le limpia, permitiéndole tener acceso al Dios Padre».

  • productos de higiene
    Productos de higiene: ¿cada cuánto deben cambiarse?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/es-mas-que-una-copa/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: