¿Eres una mujer perseverante?

¿Eres una mujer perseverante?

Por Departamento Web 2

Nada de lo que se hace sin constancia trae buenos resultados o mejorías

La evolución solo sucede cuando hay constancia. Eso vale también para las situaciones personales, profesionales e incluso para la vida espiritual.

Muchas mujeres quieren perfeccionarse en algo, cambiar de actitud o mejorar sus condiciones económicas. Sin embargo, son inmediatas e inconsistentes, lo que hace que no logren los resultados que esperan. ¿Cuántas veces, querida lectora, empezaste un curso, pero no lo terminaste? ¿Cuántas veces empezaste una dieta más saludable, pero, con el paso del tiempo, decidiste volver a los antiguos hábitos alimenticios? ¿Cuántas veces dejaste de alcanzar tus metas porque no fuiste perseverante?

Para realizar cambios y lograr nuevos resultados en cualquier área de la vida, es necesario luchar continuamente hasta llegar al objetivo que fue trazado. Sin desistir a medio camino. De la misma manera, no sirve de nada actuar en un solo momento y esperar resultados fáciles y rápidos.

Así como el trabajo y las relaciones, la vida espiritual también necesita de mantenimiento diario y perseverancia.

La Salvación, por ejemplo, no depende solo de una acción aislada, sino de dedicación, oraciones, votos y sacrificios, entre otras actitudes.

Medita en: Perdonar para ser perdonado

Quien desea crecer espiritualmente necesita entender que no es suficiente hacer una oración o participar de una sola reunión. No sirve de nada pedir perdón en un momento y, en seguida, volver a cometer los mismos errores.

La mujer que desea superarse, hacer cambios en su propia vida y recibir el Espíritu Santo necesita ser constante en sus actitudes. Para aprender algo, es necesario estudiar con frecuencia. Vale lo mismo para quien desea evolucionar en su relación con Dios.

Esto se relaciona con la historia bíblica de Abinadab y Obed-edom. El primero tuvo el Arca de la Alianza en su casa durante más de 20 años, sin embargo, la Biblia no relata ningún cambio en su vida. Obed-edom, a su vez, tuvo resultados muy diferentes, como indican las Sagradas Escrituras: «Por tres meses permaneció el arca del Señor en la casa de Obed-edom geteo; y bendijo el Señor a Obed-edom y a toda su casa.» (2 Samuel 6:11).

Con base en este fragmento, se puede explicar por qué la constancia es necesaria en la vida espiritual. La casa de Abinadab trataba el Arca y las cosas de Dios de cualquier manera. Entonces, fue como si él recibiera el Espíritu de Dios y no hiciera nada más y, por eso, nada sucedió.

Obed-edom, a su vez, trató la Presencia de Dios de manera diferente y eso hizo que Dios lo bendijera en poco tiempo. Cada persona necesita estar evolucionando todos los días y, para eso, es necesario ser perseverante. Tenemos que ser constantes siempre hacia la cima, pues el final es el cielo. Con esa constancia, te vas perfeccionando, te vacías más de ti misma y llegarás al cielo con Jesús. Esta es la meta y el cronograma del cristiano que tiene el Espíritu Santo.

Te recomendamos: Necesitas saber esto sobre el Halloween

  • trauma
    ¿Alguna vez has pasado por un trauma en tu vida?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/eres-una-mujer-perseverante/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: