¿Eres leal?

¿Eres leal?

Por Departamento Web 2

José, hijo de Jacob, era un hombre leal a Dios y a todos los que le rodeaban. Incluso después de haber sido sometido a una actitud injusta cuando fue vendido por sus hermanos. Vemos esto cuando Potifar comenzó a disfrutar de una prosperidad sobrenatural desde que lo puso como responsable de su casa: «Y sucedió que desde el tiempo que lo hizo mayordomo sobre su casa y sobre todo lo que poseía, el Señor bendijo la casa del egipcio por causa de José; y la bendición del Señor estaba sobre todo lo que poseía en la casa y en el campo» (Génesis 39:5).

Más adelante está escrito: «Así que todo lo que poseía lo dejó en mano de José, y con él allí no se preocupaba de nada, excepto del pan que comía. Y era José de gallarda figura y de hermoso parecer» (Génesis 39:6).

En este pasaje, vemos la confianza que José inspiró en su patrón egipcio. Él tuvo un sueño cuando todavía estaba en la casa de su padre. Que sería grande y que sus hermanos lo servirían, pero allí estaba en una situación contraria a lo que Dios le había dicho.

Hasta que José fue el blanco de otra injusticia: la esposa de Potifar quería acostarse con él y tramó un engaño. Pero, incluso en la cárcel, él permaneció leal a Dios, a sus compañeros, a su jefe, a los prisioneros, a sí mismo. Y no hizo como otros tantos que se cansan de hacer el bien o que lo hacen para recibir una recompensa.

Lee: Ayuno de Daniel: ¿qué contenido consumir en este periodo?

José no hacía el bien por una recompensa, sino por la naturaleza que había en él.

A su jefe Potifar no le importaba nada ni las facturas. Por lo general, no dejaba su vida en manos de un esclavo, entonces, ¿cómo alcanzó José ese nivel de confianza? Porque fue leal. Su lealtad incluso inspiró al carcelero, quien lo puso como jefe de la prisión del faraón.

Más tarde, el faraón tomó todo Egipto y lo puso en las manos de José y dijo: «Yo soy más grande que tú en el trono, el resto está en tus manos». Este es el poder de la lealtad. Una persona solo puede ser leal cuando su naturaleza es divina. La traición, en cambio, proviene de una persona diabólica.

José sufrió el daño por no corromper sus principios, y así Dios transformó las cosas malas que le sucedieron. Era como el juguete inflable para golpear, cuando se le da un golpe, se inclina porque la base es más pesada que la parte superior. Así son las personas leales a Dios.

Así que mantente firme. Mantente con Dios y todo lo que está sucediendo te impulsará a la cima. Sé leal a todos, pero, sobre todo a Dios.

Artículo original: Você é leal?

  • mexicanos que mueren
    Crece número de mexicanos que mueren por sustancias

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/eres-leal/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: