Encuentra el equilibrio

Encuentra el equilibrio

Por Departamento Web 2

Tienes cuerpo, alma y espíritu. ¿Sabes cuál es el más importante y por qué?

La Santísima Trinidad se forma por el Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. De manera semejante, el ser humano también tiene tres aspectos: cuerpo, alma y espíritu.

Espíritu, alma y cuerpo

El espíritu que una persona posee es la parte más delicada del ser humano, pues está directamente relacionada con Dios, aunque eso sea olvidado por muchos. El espíritu es la fuente del pensamiento y el raciocinio.

Por su parte, el alma es el centro de los sentimientos y emociones de una persona. Es por medio de ella que identificas el amor, la ira, la tristeza o la alegría,

Y, por último, está el cuerpo, que se refiere exactamente a la parte que vemos de todas las personas. El cuerpo es lo externo, que es embellecido, tocado y cuidado.

¿Cuál valorar?

De entre estos tres aspectos, el espíritu es el que más cuidado necesita, aunque sea el más olvidado e infravalorado, lo cual puede traer malas consecuencias. Un ejemplo de ese menosprecio es la actitud de las personas que, en lugar de usar el raciocinio, ponen sus sentimientos al frente de todo. Muchas personas llegan a la conclusión de algo porque lo sintieron en el alma y no usan el espíritu para ver en dónde es necesario cambiar, evaluar su vida o tomar decisiones racionales.

Cuando una persona cuida y le da atención a esa conexión con Dios, se vuelve más fuerte. Cuando estamos conectados con Dios, somos menos emotivos y más cercanos a Su voluntad y, por eso, las decisiones se toman de forma correcta, sin ser llevados por las circunstancias.

El espíritu tiene esa función muy importante. Sin embargo, muchos solo ponen fuerza en el alma y en el cuerpo, que son pasajeros. El espíritu contribuye y afecta otras áreas de la vida, sin embargo hay muchos que invierten demasiado en su cuerpo, en la alimentación, en el vestir o incluso en el cabello y también en el alma, porque son las partes que a las personas les gusta sentir.

Para estar bien con su alma y tener buenas sensaciones, hay quienes buscan cosas externas, como canciones, personas, elogios y lugares. En el momento que tienen todo eso se sienten bien, solo que, después, esa sensación pasa. Lo mismo sucede con el cuerpo: puedes comer ahora y dentro de poco tendrás hambre de nuevo. Entonces, toda inversión que haces en el cuerpo y en el alma es temporal.

Todos esos cuidados son necesarios para una buena salud y bienestar, pero no solo existen el cuerpo y el alma. Necesitas equilibrar la inversión en cada área. Sin embargo, cuando inviertes en el espíritu, tienes estructura para enfrentar los problemas que tienes en otras áreas y pasar por ellos sin quebrantarte. El cuerpo y el alma necesitan del espíritu fuerte.

Para tener el espíritu fuerte, es necesario tener el alimento concedido por la Palabra de Dios y obedecer Su voz. Jesús vino para salvar nuestra alma porque está perdida y débil, pero nuestro espíritu, que proviene de Dios, nos ayuda a pasar por todo. Por eso, necesitas invertir en él más que cualquier otra cosa.

  • rosa de Sarón
    La rosa de Sarón no era una rosa común

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/encuentra-el-equilibrio/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: