El Mensaje y el mensajero

El Mensaje y el mensajero

Por Departamento Web 2

Hay algo importante que necesitas comprender sobre el Evangelio

«Mi pastor era muy joven, tenía 20 años de edad. Yo tenía 14 años. Él me predicó el Evangelio y Dios lo usó de tal forma que abrió mis ojos. Allí fue cuando vi mi necesidad de ser salvo. Allí fue cuando entendí que necesitaba entregarme, bautizarme. Fue a través de su prédica que recibí el bautismo con el Espíritu Santo. Él fue quien me colocó como obrero. Pero, tiempo después, escuché la triste noticia de que él ya no era pastor. Algún problema sucedió que hasta ahora no sé y no quiero saber, porque también aprendí que nosotros no debemos descubrir la “desnudez” de los hombres de Dios, nosotros no debemos estar difundiendo las fallas de los hombres de Dios. Entonces, yo prefiero acordarme de él como una persona que me predicó la Palabra. Pero también quedó una gran lección que guardo hasta ahora: el Mensaje fue, es y siempre será mayor que el mensajero. Guarde esto con usted», aconsejó el obispo Renato Cardoso recordando su inicio en la Universal.

Este «Mensaje» es la Palabra de Dios, que no cambia con el paso del tiempo. Esto significa que aquellos que predican la Palabra están entregando un Mensaje de Dios para las personas. El Pastor es un anunciador de las Escrituras. Él difunde lo que el Altísimo dejó.

Lee también: El espíritu de la palabra:

No obstante, es común que las personas asocien el poder del Mensaje con el mensajero. El peligro de esa práctica es que la gloria deja dirigirse al Autor del Mensaje, que es de Dios. Sin Él, solo serían palabras vacías.

«Es natural que usted esté agradecido a la persona que Dios usó para anunciarle el Evangelio, así como tengo estima y cariño por la persona que Dios usó para predicarme la Palabra. Pero, el fiel predicador del Mensaje siempre dirigirá a sus oyentes al Autor de la Palabra y no hacia sí mismo. Por ejemplo, yo no quiero que usted se apegue a mí», agregó el obispo.

Es por eso que uno debe mirar exclusivamente al Señor Jesús. Porque solo en Él hay perfección. Solo Él tiene poder sobre la vida de una persona.

En cambio, el predicador no debe autopromoverse o llevar a las personas a depender de él. Él no puede conseguir seguidores para sí mismo. Pues, él es un mero mensajero.

«Nuestra mayor gloria es ser usado por el Autor del Mensaje para entregarlo. Porque el mensajero tiene que ser una persona de confianza», señaló el obispo. Además de eso, el mensajero debe vivir de acuerdo con la Palabra que él está predicando.

Por lo tanto, apoya tu fe en la Biblia y no en las personas. Cuidado, porque el mal crea situaciones para que nosotros nos perdamos en el camino hasta la Salvación eterna.

  • 5 síntomas
    5 síntomas secretos de la depresión más peligrosa

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/el-mensaje-y-el-mensajero/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: