El comienzo de la Universal

El comienzo de la Universal

Por Social Media

Cristiane Cardoso relata experiencias vividas en familia al comienzo de la Iglesia

En la época en que mi padre comenzó el trabajo de la Iglesia Universal, mi hermana y yo aún éramos muy pequeñas, pero me acuerdo de sentir falta de la iglesia a la que pertenecíamos. Toda nuestra familia era de allí y la escuelita dominical era muy agradable. Cuando me quedaba con mi abuela y mis tías, ellas me llevaban a su iglesia, y me gustaba bastante, incluso porque en la iglesia de mi padre no había escuelita ni primas para jugar conmigo.

El tiempo fue pasando y yo cada vez iba menos a la iglesia de mis tías y eso me incomodaba bastante, especialmente cuando íbamos a visitar a mi abuela y parecía que ya no formábamos parte de aquella familia, no porque mi abuela hablara o nos tratara diferente, sino porque ya no pertenecíamos al mismo ambiente. Eso me dolió mucho, ya que no veía sentido que nuestros padres salieran de la iglesia. Sin contar que la Iglesia Universal era feíta, una antigua funeraria, allá no había nada para niños. Para ser sincera con ustedes, inicialmente no me gustaba nada de la iglesia de mi padre, ella nos sacó de la familia y del confort de la iglesia a la que íbamos, pero yo no les decía nada a ellos, no quería molestarlos, ellos ya sufrían demasiado por los problemas de salud de Vivi y por mi constante bronquitis asmática. Nadie dormía en casa cuando tenía las crisis, que venían cada vez que el cielo de Río de Janeiro se nublaba.

Mi madre también sufrió mucho en ese inicio de la iglesia, primero porque nadie creía que lo que ellos estaban haciendo iba a funcionar, segundo porque ella también terminó sintiéndose aislada de la familia que ahora no tenía tanta intimidad con ella, ya que no pertenecía más a la misma iglesia. Ella estaba sola, con dos hijas enfermas, y un marido bastante ausente debido al inicio de la Obra, ya que mi padre era obrero, conserje, evangelista, pastor, consejero, etc., etc., etc. Ella estuvo literalmente sola, creo que fue en esa época que Dios la moldeó más. Ella tenía que ser fuerte para nosotras, para mi padre, para las personas nuevas que llegaban a la iglesia diariamente, y para los de afuera, que no creen en ellos. Ella fue tan fuerte que la primera vez que la vi llorar fue en un acontecimiento aterrador, que contaré en la próxima publicación…

Por Cristiane Cardoso

  • rosa de Sarón
    La rosa de Sarón no era una rosa común

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/el-comienzo-de-la-universal/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: