EL AUTOENGAÑO

EL AUTOENGAÑO

Por Departamento Web 2

“Nada de lo que diga justificará lo que hice” es una de las frases más repetidas en los últimos tiempos. Parece incluso que proviene de alguien arrepentido que, humildemente, prefiere no dar explicaciones, ya que su error fue inaceptable. Pero ¿qué hay de malo detrás de ese discurso?

Es de conocimiento de todos que cuando hablamos, sacamos lo que está dentro de nosotros, incluso cuando decimos tonterías, eso viene del corazón, así que nada, absolutamente nada, fue por casualidad. Por eso el Señor Jesús dijo:

“… no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca…” Mateo 15:11

Lo que sale de la boca contamina porque viene del corazón, y como “buen corrupto” que es, vive a costas del autoengaño. ¿Imagina el daño que el corazón puede hacer en nosotros y a través de nosotros en el ramo en el que trabajamos?

Cuando alguien se equivoca y prefiere no “justificarse” utilizando incluso argumentos bíblicos de que quien nos justifica es Dios, en el fondo realmente no quiere exponerse, decir lo que hay en su interior. Una cosa es que usted se justifique cuando es víctima de una injusticia, y otra es que explique por qué usted fue injusto…

Un ejemplo clásico es cuando existe traición. Quien ha sido traicionado quiere saber si el traidor está realmente arrepentido y, por lo tanto, necesita saber qué está pasando en su corazón. Pero cuántos traidores usan las mismas excusas: “me dejé llevar”, “fui débil”, “sucedió, ahora hay que mirar hacia adelante”, “errar es humano”. Lo que él no sabe es que, en realidad, se está dando la oportunidad de volver a errar, después de todo, solo “se dejó llevar”…

Cuando la persona se arrepiente de verdad, reconoce dónde cayó. El traidor arrepentido, por ejemplo, diría como dijo el rey David: “¡Me comporté mal, no soy digno de una segunda oportunidad!” Y no solo se sujetará a cualquier migaja de misericordia que le sea dada, sino que se aferrará a ella con uñas y dientes.

Pero ¿quién quiere pasar la vergüenza? Prefieren fingir haber caído “sin querer” y ganar tiempo para hundirse más en la desvergüenza.

Colaboró: Cristiane Cardoso

Extraído del blog del Obispo Macedo

  • 5 profecías
    La realidad que no se ve

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/el-autoengano/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: