Domingo 22: Consagración de los Proclamadores de las Azoteas

Domingo 22: Consagración de los Proclamadores de las Azoteas

Por Social Media

¿Eres un Proclamador de las Azoteas? Recibe la consagración especial este domingo 22 de mayo

Existen alrededor de 194 países en el mundo y la Universal está presente en 142 de ellos. Todo esto gracias a dos grupos de personas: hombres y mujeres que dejaron su patria para predicar el Evangelio.

Por qué eso es importante:

Cada año, miles de personas pierden la vida por no encontrar un diagnóstico para su padecimiento, muchos pierden el trabajo o no consiguen llevarles el sustento a sus hijos. Otros, en muchos rincones del mundo, sufren por la violencia en casa, la desunión familiar y los vicios.

Incluso, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año se suicidan cerca de 7000 000 personas, que vieron a la muerte como una alternativa para terminar de una vez por todas con el sufrimiento.

No obstante, la Universal invierte fuertemente en la comunicación con programas de radio, televisión, internet y el periódico semanal para divulgar la Palabra de Dios, cumpliendo la orden del Señor Jesús: «Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura» (Marcos 16:15).

Los que colaboran con la obra de Dios (los Proclamadores de las Azoteas) serán consagrados con aceite este domingo 22 de mayo.

Si tú también quieres recibir esta unción y, sobre todo, ayudarnos a alcanzar a más personas que están sufriendo, te esperamos este domingo en el Templo de los Milagros: Avenida Revolución núm. 253, colonia Tacubaya. O visita la sede más cercana a tu hogar.

Te recomendamos: No es bueno que el hombre esté solo…

La historia de María de los Ángeles es un claro ejemplo de por qué es importante alcanzar a quienes están sufriendo por enfermedades, problemas familiares. Ella encontró una esperanza en la Universal…

«Vivíamos en el mismo techo, pero no había amor»

«Mi mayor lucha fue saber que, por influencia de su pareja, mi hija consumía drogas. Llegué a la miseria porque busqué muchas maneras de ayudar a mi hija, pero nada funcionó. Frente a mis hijos, aparentaba ser fuerte, sin embargo, yo tenía depresión, insomnio y escuchaba voces. Incluso las enfermedades se sumaron a esta lista de problemas: tenía colitis nerviosa, columna desviada y mi cuerpo estaba muy débil, nunca pudieron decirme el motivo. 

Además, por dedicarme completamente a lo que pasaba con mi hija, nuestra familia vivía sin amor y separada, aunque estábamos en la misma casa. Incluso llegué a pensar que la muerte sería la solución para acabar con todo. 

Al conocer la Universal a través de la televisión, mi esposo y yo decidimos ir. Ahí nació en mí la esperanza. Seguí cada orientación y, a pesar de las luchas que hubo en el camino, permanecí firme en los propósitos de fe. Dios me sanó primero; después, mi hija empezó a dejar las drogas, notando un cambio en ella, y, luego, comenzamos a ser más unidos como familia. 

Sin el Espíritu Santo mi carácter era agresivo, pero después de recibirlo en mi vida, mi manera de ser y de pensar se volvieron completamente diferentes. 

A partir de eso, mi economía empezó a fluir también. De hecho, durante la pandemia, Dios nunca nos desamparó, nosotros no dejamos de trabajar, al contrario, subieron las ventas de la panadería que mi esposo y yo conquistamos. Tuvimos las condiciones de cambiar de coche y mis hijos están felizmente casados. Y, para nosotros, los planes siguen.» -María de los Ángeles Galicia 

¿Ya leíste?  «Tomaba diario y maltrataba a mi familia»

  • Adicción al trabajo
    ¿Tengo adicción al trabajo?

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/domingo-22-consagracion-de-los-proclamadores-de-las-azoteas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: