«Crecí insegura y violenta, llegué a pensar en la muerte»

«Crecí insegura y violenta, llegué a pensar en la muerte»

Por Departamento Web 2

«Mi historia comienza cuando tenía 8 años y en casa surge una escena muy violenta: mi padre, trastornado por el alcohol, golpeó a mi madre fuertemente y la ensangrentó. Sin embargo, mi mamá tenía el siguiente lema: “Por ustedes aguanto todo eso”. Yo siempre le decía que no tenía que soportarlo, pues era un infierno para mí y mis hermanos.

Crecí siendo introvertida, mi carácter era fuerte y agresivo. No golpeaba a las personas ni a mis hermanos, pero era violenta. Cualquier cosa que me lastimaba o hería, no lo podía tolerar. Siempre busqué auxilio, a veces con el llanto, pero también con el enojo y la ira, todo se reflejaba en mi explosividad. Además, recuerdo que me sentía fea, tenía baja autoestima, emocionalmente no me quería a mí misma y decía: “Si ellos no me quieren siendo mis padres, entonces yo menos”. No conocía el amor hacia mí misma. Así pasaron 12 años difíciles, llenos de dolor y sufrimiento. Había en mí un vacío, me sentía sola porque la depresión ya era más frecuente, tenía pensamientos negativos, se me subía el muerto. Llegó un momento en el que los pensamientos me decían que me matara, pensé en la muerte.

No obstante, mi situación se tornó diferente a raíz de que mi madre conoció la Universal y comencé a asistir.

Yo me considero una persona analítica y observadora, por lo que pude ver los resultados de otras personas que iban cambiando. En ese año yo me liberé espiritualmente de todos los males: depresión infantil, problemas de intento de suicidio y sentir que se me subía el muerto.

Más adelante, una vez liberada, recibí una orientación sobre la importancia de recibir el sello con el Espíritu Santo. Para tenerlo yo puse mi fe en los 21 días de ayuno y oración.

También puedes ver: «Era mentiroso y agresivo, en realidad tenía un vacío grande»

Me despertaba a las 3 de la mañana y lo buscaba, decía que lo quería tener en mi vida y quería ser una Marisol diferente. Quería tener frutos como dice su Palabra, desde el amor hasta el dominio propio. Mi meta era ser un testimonio de Él. Mi experiencia al ser bautizada con el Espíritu Santo es muy importante, es tener al propio Dios. Y mis frutos los fueron notando las personas de mi entorno, mis padres, mis hermanos y mis compañeros también.

Hoy soy una persona con 12 años en la presencia de Dios, pero que han sido completamente diferentes. He crecido más en amor, en dominio propio y en paz.

Si yo pudiera ver al Espíritu Santo, tenerlo frente a mí, le diría: “gracias, desde lo más profundo de mi corazón”. No tengo palabras, considero que he pagado el precio por seguirlo y no me arrepiento. A pesar de muchas cosas que he pasado y vivido, Él nunca me dejó y nunca me dejará. Mientras que yo siga siendo el propio sacrificio en el Altar.» -Marisol Gutiérrez

No dejes pasar esta oportunidad…

El Único que puede llevarse todo nuestro sufrimiento y darnos la felicidad que siempre anhelamos es el Espíritu Santo. Solo Él puede limpiar un corazón lleno de rencor, maldad, ira, resentimiento, baja autoestima.

Marisol no dudó en participar en el Ayuno de Daniel y obtuvo lo más valioso: un nuevo corazón y la mente de Cristo.

El Ayuno de Daniel implica 21 días enfocados a las cosas de Dios y lejos de toda información secular como las noticias, deportes o entretenimiento. Durante este periodo meditaremos en la Palabra de Dios diariamente y estaremos más cerca de contenidos que ayudan y edifican nuestra fe.

Si quieres saber más sobre sobre cómo funciona, ingresa en este enlace.

  • podemos ayudarte
    ¿Piensas en desistir de la vida? Podemos ayudarte…

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/creci-insegura-y-violenta-llegue-a-pensar-en-la-muerte/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: