¿Con quién te has casado?

¿Con quién te has casado?

Por Departamento Web 2

La Biblia cuenta que el rey Acab tuvo una trayectoria de vida desastrosa. Y, además, llevó al pueblo de Israel a la ruina con él. Y el origen de esta triste historia fue un matrimonio equivocado (1 Reyes 16:29-31).

La imagen general

Acab, cuando se convirtió en rey en lugar de su padre, comenzó a hacer todo mal por una decisión. Fue una decisión equivocada que tomó, que fue casarse con una princesa de una nación vecina. Es bien sabido que los reyes hacían esto, hacían alianzas con las naciones a través de matrimonios.

Entonces Acab se casó con Jezabel, que era del pueblo sidonio.

También aprendimos una lección valiosa: ten cuidado con quién te juntas, con quién te casas. No solo con “quién” (literalmente, en términos de “persona”, porque el que se casó mal sabe de lo que hablo), sino que pensemos también en “matrimonio” ​​en el sentido más amplio de la palabra.

En otras palabras, no solo un cónyuge puede ser un problema en tu vida, sino también una mala amistad, un mal socio en un negocio profesional, una mala propuesta, una mala idea, entre otras situaciones.

La Biblia dice que cuando nos casamos, nos hacemos “uno” con esa persona. Cuando te casas con una idea, te posee. Esa idea empiezas a ser tú.

Medita en: ¿Qué es mayor: la carne o el alma?

¿Qué hacer?

Tienes que fijarte con quién te has estado entregando. ¿Qué has aceptado en tu vida, con quién te has comprometido en matrimonio, a quién te has entregado? Porque esto ha sido parte de ti. Y si con lo que te has casado es malo, traerás contigo (como Jezabel trajo el culto a Baal a Israel) todo lo que hay de eso en tu vida. Así que tal vez te has unido con ideas, lugares, personas, actividades, pasatiempos, ideologías que te generan una enfermedad. Al principio pensaste que habías hecho un trato excelente, como Acab, pero luego seguramente te arrepentiste amargamente. Si tienes una “Jezabel” en tu vida y quieres “divorciarte” de ella, hay tiempo. Esto es haciendo referencia al mal, no al matrimonio literal. Sino sentido figurado, de “matrimonio” ​​con cosas que trajeron desgracia a tu vida, como el pecado, los vicios, las malas amistades.

Por lo tanto, puedes abandonar las actitudes equivocadas ahora mismo y arrepentirte. Sométete a la voluntad de Dios para tu vida. Pídele una nueva oportunidad y haz un pacto con Él.

Sigue leyendo: ¡Cuidado! Esto podría estar invalidando la Palabra de Dios en tu vida

  • cafeína
    ¿La cafeína genera adicción?

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/con-quien-te-has-casado/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: