¿Cómo debo lidiar con la decepción de saber que un pastor al que admiraba dejó la iglesia?

¿Cómo debo lidiar con la decepción de saber que un pastor al que admiraba dejó la iglesia?

Por Social Media

El secreto para no dejar que nada ni nadie derribe tu fe

Un amplio número de cristianos se sorprende por la noticia de que un pastor que admiraban terminó abandonando la presencia de Dios. Y muchos, ante esto, se preguntan: «¿Cómo debo afrontar la decepción de saber que un pastor al que admiraba abandonó la iglesia?».

Para responder a esta pregunta, el obispo Renato Cardoso citó como ejemplo su propia experiencia.

Porque, según él, cuando se convirtió, aún en su adolescencia, su primer pastor lo ayudó mucho. En ese momento, enfrentó varios conflictos en el hogar debido a la separación de sus padres, por lo que estaba completamente perdido y sin rumbo. Sin embargo, ese pastor fue usado por Dios para mostrarle el camino e instruirlo en los primeros pasos de la fe.

«El primer pastor, cuando llegué a Universal en 1985, quien me predicó la Palabra, me ayudó mucho. Rara vez le hablaba para pedirle consejo. Me atendió un par de veces, incluso vino a mi casa a hacer una visita para orar por la familia. Pero después de unos años, ese pastor fue transferido de iglesia. Y, después de un tiempo, supe que mi primer pastor había dejado la iglesia, que ya no era pastor», dijo.

¿Cómo proteger tu corazón?

¿Y ahora? ¿Cómo reaccionar ante esta noticia? ¿Cómo lidias con el hecho de que la persona que te presentó a Jesús y te ayudó a dar tus primeros pasos en la fe, abandonó esa misma fe?

El obispo Renato dice que para proteger su corazón optó por no buscar conocer las razones que llevaron al pastor a dejar la obra. Simplemente oró por él.

«Hasta el día de hoy, no sé por qué dejó la obra. El puesto que tengo en la iglesia me da libre acceso para buscar en los archivos, las razones por las que se fue. Pero elegí, desde ese momento, no saber más. Primero, porque no quería ensuciar mi corazón con información que quizás mancharía todo lo positivo que vi en él, en el momento en que me ayudó. Quise proteger mi corazón de él o de los demás. No sé si alguien de repente le hizo una injusticia. A mí no me compete o competía el asunto que involucró su vida. Así que elegí no saberlo. Solo oré por él», revela.

Solo Jesús es el Pastor y Obispo de nuestra alma

También revela que tiene un gran cariño por este pastor, después de todo, fue la primera persona que le anunció el Evangelio. «Él siguió su camino, yo continué por el camino que él me enseñó, y una de las cosas que me enseñó es que no debemos mirar a los hombres. Nos convertimos en una iglesia, hecha de personas, pero nos convertimos al Señor Jesús. Y quienes nos rodean inevitablemente nos decepcionarán, en un momento u otro. Algunos serán para nosotros excelentes ejemplos que se quedarán con nosotros y nos moldearán el resto de nuestra vida, y algunos, preferiblemente, serán olvidados porque dejaron malos ejemplos», dice.

De hecho, el obispo Renato destaca que una de las cosas que le enseñaron en su fe temprana fue lo que está escrito en 1 Pedro 2:25: «Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas».

En otras palabras, el único que debe ocupar el lugar de pastor y obispo de nuestra alma es el Señor Jesús. Por lo tanto, no podemos basar nuestra vida de acuerdo con la de otras personas, ya sean obispos, pastores, esposas, obreros o quien sea.

La salvación es individual

«Durante los casi 35 años que he estado siguiendo al Señor Jesús, muchas personas que han estado a mi lado, que me ayudaron, con más tiempo en el Evangelio que yo, se han decepcionado, tropezado, caído. Algunos se levantaron y se quedaron en la iglesia, otros se levantaron contra la iglesia. ¿Qué voy a hacer? ¿Voy a basar mi vida de acuerdo con la de estas personas? ¡No! Yo me cuidaré. La salvación es individual, nadie entrará al cielo de la mano de alguien, por eso tengo que cuidar mi vida», observó.

Por lo tanto, si estás pasando por una situación similar y no sabes cómo actuar, el obispo te aconseja que hagas lo mismo que él hizo. Y también advierte sobre el acto de admirar a las personas, ya que solo son instrumentos en manos de Dios. «Entonces, si recibiste algo a través del pastor, no tienes que admirarlo, tienes que admirar al Espíritu Santo que lo usó», enseña.

Además, señala que el verdadero hombre de Dios no acepta ser llamado como tal. Porque si es un verdadero hombre de Dios, sabe que no es nada. Por esta razón, no acepta ni busca elogios, y no se deja influenciar por ellos. En lugar de eso, transfiere toda la gloria a su Señor.

Para fortalecer tu fe, asiste a las reuniones que se llevan a cabo todos los miércoles y domingos en el Templo de los Milagros, en Av. Revolución núm. 253, col. Tacubaya, CDMX. O, si lo prefieres, en la Universal más cercana a tu hogar. Ve las direcciones aquí.

  • neutralidad
    ¿Por qué no hay neutralidad en el mundo espiritual?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/como-debo-lidiar-con-la-decepcion-de-saber-que-un-pastor-al-que-admiraba/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: