Comer frente a la televisión aumenta el riesgo de obesidad

Comer frente a la televisión aumenta el riesgo de obesidad

Por Social Media

Estudio demuestra que las actividades que exigen atención «engañan» al cerebro cuando alguien se alimenta

Comer viendo la televisión incrementa el riesgo de obesidad. Esa es la conclusión a la que llegó un estudio realizado por la Universidad de Sussex (Inglaterra). De acuerdo con los resultados, el cerebro ni siquiera es capaz de darse cuenta de que la persona está comiendo si la comida se realiza en frente de la televisión.

La televisión no es el único elemento que favorece la obesidad. En realidad, cualquier actividad que exige atención de la persona debe realizarse sin acompañamiento de alimentos. Por ejemplo: jugar videojuegos, trabajar o navegar en internet.

Esto sucede porque, cuando el cerebro se dedica a determinadas actividades «envolventes», pierde la capacidad de notar que el organismo está consumiendo nutrientes. De esa manera, la persona tarda más de lo normal para quedar con el «estómago lleno». Peor: en poco tiempo el hambre reaparece, ya que el cerebro no recuerda haber comido.

¿Por qué sucede?

El psicólogo Martin Yeomans, profesor en Sussex y coautor del estudio, le explicó al periódico Daily Mail:

«En este último estudio, vimos que cuando las personas estaban ligeramente distraídas, pero realizando una tarea en la cual su atención no estaba totalmente implicada, ellas aún eran capaces de notar el consumo de calorías. Su cuerpo estaba sintiendo esos nutrientes. No obstante, vimos que, si su capacidad de atención es completamente gastada al realizar una tarea exigente, usted se vuelve incapaz de sentir esos nutrientes. Lo que eso significa en el mundo real es que, si usted está muy ocupado y come algo, esencialmente no registrará lo que consumió, creando el riesgo de consumir en exceso».

De hecho, el cerebro necesita estar atento a la comida para percibir la saciedad de la persona. Esto es porque es el responsable de evaluar «avisos» del cuerpo como niveles de azúcar en la sangre y la liberación de hormonas de los intestinos. Cuando esas señales son leídas correctamente, el cerebro avisa para dejar de comer, con señales como la sensación de estómago «lleno».

Cuide su cuerpo

Aunque solo parezca una cuestión de salud física, mantener malos hábitos alimenticios también es una cuestión espiritual. Esto es porque el cuerpo humano fue creado por Dios; y Él desea utilizar cada cuerpo como Templo del Espíritu Santo. Así, se vuelve necesario que cada persona cuide bien su cuerpo.

«Ser de Dios exige que tengamos celo con nuestro cuerpo como Templo de Dios», explica el obispo Renato Cardoso. «No podemos destruir nuestro cuerpo con vicios, ni practicar la glotonería, que destruye la salud. Tampoco se puede ser descuidado con la salud, entregando el cuerpo a las enfermedades».

De acuerdo con lo que explica el obispo, «nuestro cuerpo aquí, en la Tierra, es el punto de encuentro entre nosotros y Dios. También es el punto de encuentro entre Dios y otras personas que aún no Lo conocen, ya que quien ve a los que son de Dios tienen que ver a Dios en ellos».

  • Gran Rey
    Gran Rey

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/comer-frente-a-la-television-aumenta-el-riesgo-de-obesidad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: