Charla sincera

Charla sincera

Por Departamento Web 2

¡Qué privilegio poder seguir su mensaje, Obispo!

Recuerdo bien cuando fui bautizada con el Espíritu Santo. Estaba faltando solo 1 día para que el Ayuno terminara y todavía no Lo había recibido.

Había dejado la música profana, las telenovelas de la tarde que no me perdía por nada, pero aun así faltaba lo principal, y solo lo descubrí cuando lo oí a usted.

Exactamente al mediodía, dejé el almuerzo a un lado para oír la Palabra Amiga. La tristeza se apoderó de mi ser, porque el tiempo se acababa y yo no había recibido lo que estaba buscando en esos 20 días de Ayuno, y tenía muchas ganas.

La sed era grande, entonces usted dijo: “¡Tome una silla, hable con Dios así como yo estoy hablando con usted! ¡Dígale lo que hay ahí en su interior, no repita oraciones!”

Y yo obedecí. Cuando me vi, de rodillas, mirando dentro de mí, vi lo feo y sucio que era mi corazón, vi por qué no Lo había recibido.

En ese momento, hice una limpieza de mi ser. Nunca Le había hablado así a Dios. Él ya lo sabía y estaba con los brazos abiertos esperándome.

¡Qué alegría, qué paz! ¡Cuánto amor y cuidado! ¡Qué gozo en el alma!

¡Encontré a Jesús! ¡Ah, qué día!

Aún hoy tengo este placer, esta riqueza en mí, pues ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí.

Renata Gonçalves

Colaboró: Obispo Edir Macedo

Extraído del blog del Obispo Macedo

  • mexicanos que mueren
    Crece número de mexicanos que mueren por sustancias

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/charla-sincera/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: