Autoconocimiento: ¿cómo hacerlo y para qué sirve?

Autoconocimiento: ¿cómo hacerlo y para qué sirve?

Por Departamento Web 2

Utiliza el periodo del Ayuno de Daniel para evaluar tus frutos y acercarte aún más a Dios

Conocer a alguien no es fácil. Lleva tiempo, exige cuidado y, muchas veces, termina con un resultado que no era el esperado. De hecho, no es raro que las personas ni siquiera se conozcan a sí mismas. Y sin conocerse, ¿cómo puede alguien arreglar lo que está mal y perfeccionar lo que está bien?

Conocerse a sí mismo es tan importante que la propia Biblia orienta a las personas a reflexionar sobre eso. Y, en una de las enseñanzas que el propio Señor Jesús transmitió, está la llave para ejercer esa autoevaluación.

«Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que por sus frutos los conoceréis.» (Mateo 7:17-20).

Al respecto, el obispo Renato Cardoso explicó este pasaje bíblico:

«Jesús estaba dando el consejo de cómo nosotros podemos conocer a las personas y también conocernos a nosotros mismos. Muchas veces, usted se sorprende, se decepciona, incluso queda impactado con determinadas personas porque ellas demuestran actitudes que usted no esperaba. Pero aquí, Jesús, está dando el consejo para que nosotros aprendamos a detectar quién es quién. Él dijo que nosotros no debemos mirar el árbol, sino el fruto».

Esa orientación existe porque la persona puede aparentar estar en un buen camino, aún cuando eso no es verdad. El obispo Renato puso como ejemplo a la persona que va a la iglesia desde hace años, fue bautizada, dice que posee el Espíritu Santo, «pero el fruto de su vida es mentira, tiene mal carácter, nerviosismo, pelea todo el tiempo, tiene enemistad, vicios, prostitución, pornografía…».

Todos esos comportamientos son los frutos. Y, si el fruto involucra algo que necesita ser encubierto, en realidad, ese árbol no es bueno. Ese árbol, tal vez, hasta aparente haber sido sembrado por Dios, pero no lo fue.

¿Cuáles son sus frutos?

Evidentemente, todo cristiano quiere ser buen árbol. Pero no siempre nota cuando está en el camino equivocado para eso. Así, es muy importante evaluar sus propios frutos.

Esa es una actitud que exige reflexión, meditación en la Biblia y aproximación de Dios. Es necesario entender lo que Él espera de ti para saber si tus frutos están de acuerdo con lo deseado.

Responde sinceramente: ¿cómo ha sido tu vida?

«Cuando una persona es sembrada por Dios, pasa por los desiertos, dificultades, tribulaciones, persecuciones y no es cambiada por los problemas externos, por las circunstancias externas», explica el obispo Renato Cardoso.

Utiliza el periodo del Ayuno de Daniel para evaluar tus frutos y acercarte aún más a Dios. Todos tienen la oportunidad de convertirse en un buen árbol. Basta entregarse y obedecerlo.

  • productos de higiene
    Productos de higiene: ¿cada cuánto deben cambiarse?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/autoconocimiento-como-hacerlo-y-para-que-sirve/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: