Ansiedad, la madre de la frustración

Ansiedad, la madre de la frustración

Por Social Media

La fama, el dinero, la salud y la familia no son capaces de aliviar este sentimiento. Descubre por qué tantas personas aún se sienten frustradas.

Abraham, uno de los mayores ejemplos de fe de la Biblia, era un hombre muy realizado. Por otro lado, tenía una gran frustración: él quería mucho tener un hijo, pero su mujer, Sara, era estéril.

Por amor a su esposa, se rehusaba a tomar otra mujer para que le diera un descendiente, como era costumbre en aquella época para casos así. «Él tenía a la mujer que amaba, era rico, pero continuaba sin hijos, a pesar de que Dios le había prometido eso», explicó el obispo Renato Cardoso. «Un día le reclamó al Altísimo: “me has bendecido, pero lo que más quiero aún no lo tengo. Si muero hoy, mis siervos recibirán mi herencia», agregó el obispo citando Génesis 24:35.

Para empeorar, Abraham veía a sus siervos fértiles multiplicando su descendencia. Él mismo llegó a orar por otras personas y las vio engendrar descendientes: «Abraham oró a Dios, y Dios sanó a Abimelec, a su mujer y a sus siervas; y tuvieron hijos» (Génesis 20:17).

Actualmente, ¿qué podemos aprender de aquella frustración de Abraham? Tal vez, aquel Abraham frustrado es un retrato de tu vida. «Hay personas que tienen fama, salud, dinero, poder, belleza, éxito profesional, el hombre o la mujer de sus sueños a su lado, pero son infelices. Es un error pensar que usted solo va a ser feliz cuando tenga esas cosas. Estas son buenas, complementan nuestra vida, pero no se debe buscar la felicidad en las cosas o personas, ya que, aun alcanzándolas, estará frustrado», afirmó el obispo.

Existen personas que tienen mucho, menos lo principal: «solo el Espíritu Santo hace a una persona completa, libre de ansiedad, ya que esta última es la madre de la frustración», reveló el obispo. «Antes de que alguien se sintiera frustrado, él estaba ansioso. Solo el Espíritu Santo quita esa dependencia de cosas y personas.

Usted podrá tener muchas bendiciones, pero no será influenciado por ninguna de ellas», dijo.

Abraham se entregó a la ansiedad porque no entendió la grandeza de lo que Dios le prometió: una descendencia innumerable como las estrellas (Génesis 15:5). En cambio, se centró en la promesa de un hijo único. «Él solo fue atendido cuando renunció a lo que deseaba para recibir lo que Dios quería para él, así como usted debe entregarle todas sus voluntades a Dios y tomar las de Él para su vida», sugirió el obispo.

Y tú ¿hasta cuándo continuarás siendo rehén de las frustraciones que estancan tu vida?

  • rosa de Sarón
    La rosa de Sarón no era una rosa común

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/ansiedad-la-madre-de-la-frustracion/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: