Cura de los Vicios

Cura de los Vicios

Por Social Media

Algunos especialistas de la psiquiatría aseguran que los vicios son una enfermedad incurable, progresiva y fatal, eso sin contar el caso de que quien padece adicciones no quiera ayuda.

Pero en la Universal no son pocos los testimonios de hombres y mujeres que, después de vivir durante muchos años dependientes de las drogas, el alcohol, la pornografía, los juegos de azar, etc., fueron completamente libres, lograron reconstruir su vida y reescribieron el rumbo de su historia por medio del poder de la fe.

Si tú o un familiar tuyo están luchando contra un problema de adicciones, te invitamos a que participes en la Cura de los Vicios los domingos a las 4 p. m. en el Templo de los Milagros, Av. Revolución núm. 253, col. Tacubaya.

¿A quién le puede ayudar la cura de los vicios?

Esta reunión es especial para cualquier persona que esté atravesando un problema de adicciones: alcohol, estupefacientes, fármacos, cigarro, sexo, pornografía, juegos de azar, internet, videojuegos, compras compulsivas, trastornos alimenticios, etc.

Pero también este método es para un familiar o amigo dispuesto a extenderle la mano a un ser querido para que sea libre de su adicción.

«Una droga me llevó a la otra, no tenía fuerzas para dejarlas»

«Empecé a consumir solventes a los 11 años, después vinieron el cigarro, el alcohol y la marihuana. Esta última es la que uno consigue más fácilmente. Más adelante me fui de mi casa y me involucré con las pandillas, ahí conocí la piedra y fui adicta por varios años. Una droga me llevó a la otra y así llegaron la cocaína y las tachas, pero seguí conociendo más sustancias como el cristal. En ese momento llegué a un fondo de sufrimiento.

A pesar de que traté de llenar mi vacío con todas esas drogas, ese hueco se hacía más grande. Desarrollé una depresión más profunda, me di cuenta de que mi vida no tenía sentido, que ya no valía de nada vivir de esa forma. Quería ser feliz, pero no lograba salir por mi propia cuenta, así que tuve 3 intentos de suicidio.

El último fue el más difícil: tomé un cable, lo amarré, me lo puse en el cuello y algo dentro de mí me detuvo. Sentía un peso en mi espalda. En ese momento me doblé de rodillas y dije: “Dios, si tú existes ayúdame”. Esa es una frase que la mayoría dice, pero ese día lo dije de corazón: “Si tú eres real ayúdame porque te necesito, sola no voy a poder”.

En la búsqueda de soluciones, un familiar me invitó a la Universal, y ahí descubrí que los vicios tienen cura. Me decidí y comencé a ver un cambio real en mi vida. Continué participando en las oraciones, usando mi fe.

No olvido el día en el que tuve un encuentro con Dios, mi vida se transformó, pasé de ser amargada, triste y depresiva a ser feliz y amorosa.

La felicidad que siempre soñé tener la encontré con Él, fue mejor de lo que había soñado. Tuve paz, tranquilidad y ya no necesito de ninguna sustancia para reír. Hoy soy una prueba de que es posible dejar las adicciones.» -Jocelyn Romualdo

  • 5 síntomas
    5 síntomas secretos de la depresión más peligrosa

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/agenda-semanal/cura-de-los-vicios/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: