Acuérdese de Él ahora

Acuérdese de Él ahora

Por Departamento Web 2

No está mal tener una vida bendecida, pero ¿qué vale más: tener una bendición o ser una bendición? El pasado domingo 17 de octubre, durante el Santo Culto con el obispo Franklin Sanches, los presentes descubrieron la respuesta.

El Señor Jesús quiere que usted sea una bendición. Solo que eso sucede cuando entiende y prioriza tener al Espíritu Santo en su vida. ¿Y por qué hacerlo?

La vida pasa rápido y todo llega a su fin. Cuando una persona se va de esta vida, el tiempo pasa y nadie más recuerda que existió.

«Sí, acuérdate de tu Creador ahora que eres joven, antes de que se rompa el cordón de plata de la vida y se quiebre la vasija de oro. No esperes hasta que la jarra de agua se haga pedazos contra la fuente y la polea se rompa en el pozo. Pues ese día el polvo volverá a la tierra, y el espíritu regresará a Dios, que fue quien lo dio.» (Eclesiastés 12:6-7).

Su cuerpo regresa al polvo; el espíritu (el intelecto) regresa con Dios, ¿y el alma? «A diferencia de estos dos, el alma no tiene destino fijo. Solo uno mismo puede decidir el futuro de su alma y eso es en esta vida, mientras tiene la oportunidad. Vea que Él manda que nos acordemos de Dios ahora», explicó el obispo.

Muchos se acuerdan de Él una vez muertos, en el infierno, pero, mientras estaban con vida no lo recordaban ni le daban la debida honra y consideración, prefiriendo gastar la vida a su manera.

«Por más que se intente extender el tiempo de vida, todo el mundo se va al mismo lugar: a la tumba, si es que Jesucristo no regresa antes. Y en el momento en que la persona cierre los ojos a la muerte, cuando los abra, estará delante del señor de su alma, es decir, a quien sirvió en vida. Solo que, si no quiso compromiso con Jesucristo y lo despreció mientras vivía, ¿cómo podrá estar con Él después de morir?

Jesús es el Señor de quienes lo sirven, obedecen y deciden andar con Él. Nadie es obligado, Dios le dio al ser humano libre albedrío, el poder de decidir. Por eso no puede culparlo a Él sobre la decisión que usted tome», detalló.

Mientras viva, su preocupación debe ser esa, ser salvo y salvar a otros. Sin embargo, ¿cómo tener esa certeza? Cuando el Espíritu Santo entre en usted, Él es la garantía y testifica con nuestro espíritu que somos hijos de Dios.

En el momento en que el Espíritu de Dios empieza a estar dentro de una persona, ella se desvía de todo lo que no le agrada a Él y vive para Él. Además, como se dijo al principio, se vuelve la propia bendición y, entonces, podrá ser bendecido en todas las demás áreas de su vida, porque lo principal ya lo tiene: la salvación.

Así que, no lo deje para después. «Dios no condena a nadie por su pasado ni por lo que hicieron, les da a todos la oportunidad de ser perdonados. ¿Cuál es su decisión de ahora en adelante? Si elige correctamente, ese peso que ha estado cargando será quitado. Ore, entréguese, vaya ante Él y le salvará», finalizó.

Lee también: La Palabra es la misma, el resultado no

  • músculos y huesos
    Ejercicio: beneficio para tus músculos y huesos

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/acuerdese-de-el-ahora/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: