28 de cada 100 matrimonios termina en divorcio

28 de cada 100 matrimonios termina en divorcio

Por Departamento Web

Mientras que el matrimonio es la unión de dos personas, el divorcio significa disolver una relación. En nuestro país el número de divorcios va al alta y es que, de acuerdo con cifras del INEGI, estos subieron 136% en los últimos años.

¿Por qué se separan? Una investigación realizada en el Reino Unido, reveló que una de cada diez separaciones fue por la intervención de los parientes. Marta Ibáñez, psicóloga especialista en terapia sexual y de parejas, explica que entre las principales causas que atiende en sus consultas se encuentran:

  • Infidelidades
  • Falta de comunicación
  • Exceso de ego
  • No se cumplen las expectativas
  • Falta de libertad en la relación
  • Falta de confianza

“La única salida y solución para terminar con un pésimo matrimonio, lamentablemente es el divorcio. Pero, no deja de ser una salida muy cara no solo emocionalmente, sino también en lo que se refiere al dinero”, expone el conferencista y escritor Renato Cardoso.

Y es que, aunado a lo difícil de la situación, muchas parejas deben enfrentarse a las cuestiones legales en caso de no llegar a un acuerdo por mutuo consentimiento. “La inteligencia dice que vale más la pena trabajar por el matrimonio.

Muchos divorcios ocurren porque ambos o uno de los cónyuges no se esforzó lo suficiente y necesario para salvarlo, aunque la mayoría de las personas se arrepienten después por no haberlo intentado un poco más”, añade Cardoso.

Si estás pasando por problemas conyugales y piensas separarte porque no aguantas más, ya que te esforzarás para divorciarte ¿por qué no pagar el mismo precio por salvar tu matrimonio?

Asiste a las conferencias de la Terapia del Amor y aprende cómo lograrlo.

“Pensé en divorciarme de mi esposo e, incluso, en matarme”

“Seguido, mi esposo se iba de fiesta y su adicción al alcohol nos limitaba económicamente; a veces yo debía pedir prestado para alimentar a mi familia y estuvieron a punto de desalojarme de mi casa. Además, los problemas espirituales y de salud que padecía como artritis reumatoide, parálisis facial, presión alta, triglicéridos, colesterol alto, depresión, tristeza, miedos y angustias, empeoraban la situación.

Mi matrimonio se fracturó por mi estado de salud, había pleitos y la adicción de mi esposo no ayudaba debido a que llegaba a casa a altas horas de la madrugada y lo peor era que me golpeaba y ambos nos agredíamos verbalmente. Al vivir esta situación, todo el amor que le tenía se convirtió en odio.

Cansada, pensé en divorciarme de mi esposo e, incluso, en matarme. Siempre tuve fe en Dios, pero creía que me ignoraba. Cuando conocí la Universal comprendí que Él nos escucha, pero debemos obedecer Su Palabra. Así que cuando me hablaron de la Hoguera Santa le demostré mi obediencia poniendo a prueba mi fe.

¡Estaba decidida a provocar un cambio! Como respuesta a esa confianza, Él me dio condiciones económicas para establecer un negocio propio, compré una casa grande, tal como la quería y dos autos. Por si fuera poco, mi esposo dejó el alcohol y llevamos una excelente relación como matrimonio, lo amo mucho y quiero envejecer a su lado.

Pasé 30 años en los problemas, sufriendo y llorando, pero mi Señor me liberó de la depresión, del rencor y de la tristeza. Hoy mi salud está como nueva, no dependo de ningún medicamento para vivir. Dios me liberó de todo lo malo que me pasaba”, Isabel Zapata.

Lea también: ¿Dios permite el divorcio?

  • ideas suicidas
    Expertos perfilan el lenguaje de publicaciones con ideas suicidas

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/28-de-cada-100-matrimonios-termina-en-divorcio/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: