Cuando mucho parece insuficiente

Cuando mucho parece insuficiente

Por Social Media

¿Has valorado lo que recibes?

El ser humano tiene la tendencia de creer que entre más tenga, más satisfecho será, pero en la práctica esto no es exactamente lo que sucede. Gran parte de las personas, a medida que reciben algo, dejan de valorar y agradecer lo que obtuvieron y, curiosamente, empiezan a exigir aún más.

Aunque esté recibiendo mucho, todo aún parece insuficiente.

Es de ese sentimiento constante de insatisfacción que surgen los reclamos de muchas mujeres. Incluso las bendiciones recibidas de Dios empiezan a ser motivo de enojo. Por ejemplo: el trabajo que tanto desearon ahora ocupa demasiado tiempo en su rutina y el marido tan soñado no les da la atención que creen que necesitan. Todo lo que un día ya recibieron tiene poco valor y el enfoque ahora es recibir aún más.

Haz un autoanálisis y responde: ¿has valorado lo que recibes? Tal vez tu respuesta es: «no ha pasado mucho en mi vida. No recibo mucha cosa». ¿Será que no has recibido o estás demasiado distraída con los reclamos como para apreciar lo que Dios te ha dado?

Mucho más que bendiciones materiales, Dios es quien proporciona paz, protección, entendimiento de Su Palabra, la presencia del Espíritu Santo, entre otro sinnúmero de favores. Sin embargo, hay quienes se esfuerzan tanto en pedir que ni se acuerdan de agradecer.

Verdadera gratitud

Decir «muchas gracias» es una forma de agradecimiento, pero no es exactamente una demostración de su gratitud. La gratitud necesita ser expresada en actitudes y comportamientos mucho más que en las palabras. Ser agradecido es considerar a quien hace tiempo para entregarse y practicar lo que se enseña. Ser agradecido es repetir el gesto recibido con los demás, para que ellos también puedan ser favorecidos. Si eso no sucede, la gratitud no existe.

Si la ingratitud con respecto a otra persona ya es algo malo, imagina cuando es dirigida a Dios. Cuando recibimos algo de Él y no lo compartimos, es como si juzgáramos que lo que Él nos da no es tan importante. Es en los detalles que demostramos el valor que le damos a Él.

Es necesario retribuir

Cuando una persona tiene el Espíritu Santo, ella se transforma en una fuente que rebosa y no logra contenerse en sí misma. Tenemos que dar lo que Dios nos ha dado, pero pocos dan. Son muy pocos los que están en medio del desierto hablando, porque la mayoría solo piensa en sí mismo y solo piensa en recibir.

Quien recibe está siendo bendecido y Dios nos enseña en Su Palabra: «Más bienaventurado es dar que recibir.» (Hechos 20:35).

Que podamos, entonces, valorar lo que hemos recibido y encontremos una forma de retribuir sin esperar nada a cambio, simplemente por el placer de dar.

Ofrenda Online

«Mi vida profesional estaba frustrada hasta que recibí el Espíritu Santo»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/10/19/cuando-mucho-parece-insuficiente/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games