El día que quise salir de casa

El día que quise salir de casa

Por Social Media

Vea otra parte de mis recuerdos

Puede parecer extraño, pero en mi infancia, los niños aún respetaban a los padres y es por eso que me acuerdo tan detalladamente de la primera y última vez que fui malcriada con ellos. Un bello día inolvidable para mí, mi padre llegó más temprano a casa y para su sorpresa, me vio viendo una novela de la Globo. Pues sí, las veces que iba con mi abuela, ella me dejaba ver la novela, ya que en casa mis padres no me dejaban. Ese día, él me llamó la atención y yo, con mis muchos 5 años de edad le respondí: «¡Ya que es así, me voy de la casa!». La próxima cosa que recuerdo es estar fuera de casa, en el largo pasillo oscuro de piso rojo oyendo a mi padre decir: «¡Entonces está bien, puedes irte!» y cerrar la puerta. ¡Piense en una niña asustada! Después de llorar mucho, él abrió la puerta y me dijo que nunca más amenace con salir de casa. Y, realmente, aquella fue la última vez.

Siempre respetamos a nuestros padres, aunque no seamos del tipo que los llama señor o señora. Y con el respeto también había mucho celo, principalmente de mi parte, no me pregunté por qué. Un día me extrañó cuando, por la ventana, vi a mi madre llegando al garage y siendo abordada por dos hombres, lo cual me incomodó bastante. Le avisé a mi padre, pero él no me dio mucha atención.

Entonces, vi que mi madre entró al coche de nuevo y salió con aquellos hombres. Estuve aterrada. Hablé con mi padre de nuevo y como ya había pasado mucho tiempo que mi madre estaba fuera de casa, solo así él me escuchó y se desesperó, saliendo por la ciudad para buscarla. Una hora después, mi madre llegó a casa, muy conmocionada. Ella había sido abordada por ladrones que, para robarse el coche, se la llevaron lejos dejándola en medio de una calle desierta.

Mi padre pasó horas en la calle buscándola y ella en casa, solo llorando. Fue horrible verla llorar y no poder hacer nada para calmarla. Cuando mi padre llegó a casa, los dos lloraron mucho. Ese día, no entendí muy bien lo que había sucedido, pero dos cosas quedaron marcadas en mí, mis padres también lloraban y uno no podía estar sin el otro.

La historia continúa…

Por Cristiane Cardoso

Ofrenda Online

«Los problemas económicos y de salud nos llevaron a tener grandes deudas»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/10/09/el-dia-que-quise-salir-de-casa/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games