¿Qué podemos aprender con Pedro?

¿Qué podemos aprender con Pedro?

Por Social Media

La historia de uno de los discípulos más reprendidos por el Maestro y cómo sus acciones nos pueden influenciar

Mientras el Señor Jesús estuvo en la Tierra, el Maestro tuvo 12 apóstoles y uno de ellos se llamaba inicialmente Simón. Él era un pescador de espíritu fuerte y comportamiento bruto, necio. Muchas veces decía precipitadamente lo que venía a su mente.

Ningún otro discípulo reunió tantos defectos y tantas virtudes como él y Jesús a ningún otro le dirigió tantos elogios y tantas reprensiones. Este discípulo experimentó los dolores del crecimiento. Fue lapidado por Jesús y hasta recibió de Él otro nombre para que se adecuara a su nueva vida: Pedro.

Él nunca volvió a ser el mismo después de haber sido impactado por la convivencia con Jesús. Así también es en los días actuales con quienes tienen una experiencia con Dios.

Ve a continuación las características de Pedro y aprende con ellas.

Valentía

Él era impetuoso y, por eso, se equivocaba mucho, pero esa característica también revelaba su valor. No se intimidaba en expresar sus opiniones, como al dejar el barco para caminar sobre las aguas –a pesar de haber quitado los ojos de Jesús y empezó a hundirse (Mateo 14:28-30)–, al reprender a Jesús por hablar de su muerte –habiendo sido corregido rápidamente por el Señor (Mateo 16:22-23)– y al desenvainar una espada y atacar al siervo del sumo sacerdote –y haber sido instruido inmediatamente a envainar su arma nuevamente (Juan 18:10-11).

Humildad y entrega

Pedro era un hombre bruto y de mal genio. Era el tipo de persona que cree que siempre está en lo correcto y que no acepta reprensiones, pero, al conocer de verdad al Señor Jesús, se rindió al Mesías y aceptó ser moldeado por Él. Fue eso lo que permitió que Pedro cambiara sus actitudes, como está escrito en Mateo 16:16-17: «Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.».

Liderazgo

Pedro se volvió el portavoz de los 12 apóstoles y escribió dos cartas que están en la Biblia: 1 y 2 Pedro. Por ser un líder natural, Jesús le dio la misión de ser pescador de hombres para el Reino de Dios: «Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.» (Lucas 5:9-10).

Obediencia

Pedro era un pescador con experiencia y sabía que no pescaría peces en una ocasión relatada en la Biblia. Aún así, él atendió la Voz de Jesús, que le ordenó que arrojara la red al mar para que viera el milagro: «Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.» (Lucas 5:4-6).

Sinceridad y transparencia

Este apóstol era sincero en sus actitudes. Cuando él negó a Jesús, antes de Su crucifixión, su modo de ser mostraba que era seguidor de Cristo. A pesar de decir lo contrario, su transparencia dejaba bien claro a Quién servía, como está escrito en Marcos 14:70: «Pero él negó otra vez. Y poco después, los que estaban allí dijeron otra vez a Pedro: Verdaderamente tú eres de ellos; porque eres galileo, y tu manera de hablar es semejante a la de ellos.»

Ofrenda Online

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/09/29/que-podemos-aprender-con-pedro/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games