El «arte» de dejarlo para después

El «arte» de dejarlo para después

Por Social Media

Muchas mujeres no logran poner en práctica sus planes y eso las perjudica más de lo que imaginan

El «arte» de posponer lo que tiene que hacerse, generalmente, empieza todos los años el 2 de enero, pero solo notamos el peso de esa actitud cuando el calendario nos muestra nuevamente el día 31 de diciembre. Y, así, muchas mujeres no sacan los planes del papel.

Hay quienes desean encontrar una salida para sus finanzas, cambiar los rumbos de la carrera, aprender algo nuevo, mejorar la salud, modificar un comportamiento que le hace daño o dar el paso necesario para la Salvación de su propia alma, pero, a causa de la postergación, solo tiran la cuenta en los brazos del «día del nunca».

Ese comportamiento de posponer decisiones importantes que muchas mujeres tienen revelan cuán inmaduras y frustradas han sido. ¿Sería la rutina agitada, la falta de recursos o de alguien para ayudarlas las que han hecho que posterguen cosas?

Posibilidades

Mientras las causas de ese comportamiento son analizadas, en el libro La Mujer V, de Cristiane Cardoso, se pueden aprender muchas cosas. En él, la escritora señala que, generalmente, las mujeres pierden tiempo reclamando de las cosas que no tienen, en lugar de encontrar una manera de obtenerlas, y que muchas saben que necesitan cambiar ese comportamiento, pero insisten en posponerlo, «como si pudieran detener la vida y controlar los hechos».

Ella menciona varias características relacionadas con la postergación, como inseguridad, irresponsabilidad, pereza, debilidad, duda, confusión, desorganización y, consecuentemente, no ser de Dios, y analiza: «note cuán lejos se siente de Dios cuando se descuida y deja el tiempo escapar entre sus dedos. Usted se queda en un círculo vicioso: nunca mejora y nunca sale del lugar».

Perfeccionismo

Otro veneno que suele enterrar el sueño de muchas personas es el perfeccionismo. Hay mujeres que quieren esperar la ocasión perfecta y terminan no realizando nada porque la ocasión no existe. En el fondo, el pretexto de la perfección sirve para que no se levanten de la silla y concluyan lo que necesitan.

¿Falta de dirección de Dios?

Para gran parte de ellas, la dirección de Dios no es lo que les falta. El ejemplo está en Filipenses 2:13: «porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad». Es decir, lo que a muchas les falta es entender que, primeramente, ellas necesitan encontrar su camino y tomar actitudes antes de querer que Dios haga algo por ellas.

Ella encuentra una solución

Una de las características de la mujer virtuosa está escrita en Proverbios 31:14: «Es como nave de mercader; trae su pan de lejos». Esto significa que esa mujer crea oportunidades. Cristiane resalta en el libro que muchas no crean oportunidades para concluir sus tareas porque están acomodadas: «es fácil arreglárselas cuando todo es favorable. En realidad, usted no se las está arreglando, sino que está siendo llevada por la marea».

Por eso debemos ser disciplinadas con respecto a las tareas para no posponerlas: «controle su tiempo, tenga disciplina y nunca más deje que algo retrase su vida […]. Haga un planeamiento diario y póngalo en práctica durante una semana y después por dos y, cuando ya esté entrenada, haga un nuevo planeamiento para perfeccionarse aún más», aconseja Cristiane.

Ofrenda Online

Bendición del poseedor del Cielo y de la Tierra

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/09/28/el-arte-de-dejarlo-para-despues/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games