La persona que Gedeón dejó de ser y que también puedes dejar de ser

La persona que Gedeón dejó de ser y que también puedes dejar de ser

Por Departamento Web

Mientras muchos se entretienen con su propia condición, Dios mira la fuerza que hay en cada uno. La indignación aliada a la fe en el Altar puede transformar historias.

Todos nosotros tenemos una fuerza, y es la que Dios ve, como sucedió con Gedeón. Él vio que aquel joven estaba cansado de la situación de miseria y desesperación, como es retratado en el capítulo 6 del libro de los Jueces. Y el mismo Dios que se manifestó hace más de 3 mil años y liberó al pueblo de Israel de una vida de horror, también opera en la transformación de vida de los que manifiestan la fe en el Altar.

Gedeón levantó un Altar al Señor y sacrificó el segundo toro de siete años de su padre, como es descrito en Jueces 6:25-28. La edad del toro coincide con el periodo de sufrimiento impuesto por los madianitas. Además, él no solamente depositó su confianza en el Altar, sino que tuvo que confiar todo lo que él era. «¡Oh, Señor mío! ¿Con qué podré yo librar a Israel? He aquí que mi familia es la más insignificante de Manasés, y yo soy el más pequeño en la casa de mi padre.» (Jueces 6:15).

Para el obispo Renato Cardoso, Gedeón representa a las personas que quieren alcanzar la vida que Dios promete, pero se sienten impotentes. «Al mismo paso que Gedeón estaba indignado con la situación, cuando el ángel habló para que él tomara una actitud, él manifestó la sensación de incapacidad. Gedeón quería un libramiento, pero que proviniera de las manos de otros. Muchas veces, la persona no tiene la vida transformada porque solo reclama. Solo mira su condición y no actúa».

En esta época de crisis y dificultades económicas por la pandemia, los nuevos héroes de la fe podrían levantarse en medio de un propósito de fe incomparable como la Hoguera Santa. Humanamente hablando, la situación actual invita a la persona a esconderse, a guardar las sobras, a acomodarse y estar a la espera de un milagro que ni ha sido provocado. Muchos planes y sueños fueron pospuestos al futuro, pero ¿acaso la única opción es ser rehén de lo que los ojos ven?

Si el pesimismo y las inseguridades imperan, entonces hay que contrastarlas con las historias de transformación que solo el Altar es capaz de contar. Todo lo que Él exige es que la persona le entregue la misma fe que Dios tiene en cada uno de nosotros.

Ofrenda Online

«Mi mayor frustración eran mis deudas hasta que recibí el Espíritu Santo»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/07/04/la-persona-que-gedeon-dejo-de-ser-y-que-tambien-puedes-dejar-de-ser/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games