¿Cómo tu hijo está lidiando con la pandemia?

¿Cómo tu hijo está lidiando con la pandemia?

Por Social Media

Aprende cómo amenizar las consecuencias negativas de los cambios en la rutina de los niños y adolescentes provocadas por la llegada del nuevo coronavirus

¿Cuál es el impacto de la pandemia para la salud mental y el bienestar de los niños? La falta de convivencia con los amigos, el distanciamiento de familiares, la interrupción de las clases presenciales y las restricciones de espacio pueden causar dificultades psicológicas y conductuales en ellos.

En China, un estudio hecho en febrero de 2020 en la provincia de Shaanxi, mostró que el distanciamiento social durante la pandemia llevó al 36 % de los niños y adolescentes a que desenvolvieran una dependencia excesiva de los padres, mientras que el 32 % presentaron falta de atención y el 29 % preocupación. Además, el 21 % de los encuestados tuvieron problemas de sueño, 18 % falta de apetito, 14 % pesadillas y 13 % relataron incomodidad y agitación. La investigación fue realizada con 320 niños y adolescentes de 3 a 18 años y fue publicada en abril en el periódico The Journal of Pediatrics.

Emociones

La psicopedagoga Renata Lima explica que los cambios traídos por la pandemia pueden llevar a trastornos, en caso de que los hijos no reciban el apoyo adecuado de los padres. «Las transformaciones de la rutina fueron tan drásticas que pueden generar ansiedad, agresividad e irritabilidad, pues el menor no sabe lidiar con eso. Él no tiene la llamada “flexibilidad cognitiva” para ver las cosas bajo otro ángulo y reinventarse. Por esta razón, los padres necesitan conducirlo en este proceso», dijo ella, que actúa en la orientación de padres y en la formación de profesores.

Ella afirma que los padres pueden ayudar al niño a nombrar las propias emociones: «cuando el menor aprende a reconocer, nombrar y lidiar con las emociones, crea un repertorio para encarar situaciones difíciles hasta adquirir autonomía para resolverlas solo. Lo ideal es hacer este entrenamiento desde los 2 o 3 años de edad. Si el niño no lo aprende, no sabrá lidiar con las frustraciones cuando crezca».

Renata Lima desaconseja los extremos y relata que no sirve dar todo lo que el niño quiere, tampoco dejarlo llorar descontroladamente. «Los padres necesitan sustituir un comportamiento de berrinche o llanto con diálogo, explicando la situación. No sirve de nada solo ignorar al niño, pues con esto aprenderá que no puede contar con aquel adulto», aclara.

La pediatra Paula Sellan recuerda que el distanciamiento social acabó dificultando actividades fundamentales para el desarrollo del niño. «Su rutina fue impactada y ellos no están gastando la misma energía que cuando iban a la escuela o al parque. Algunos niños no están durmiendo bien y terminan más ansiosos».

Ella orienta a los responsables que mantengan una rutina y usen el tiempo en casa para compartir experiencias con los hijos. «Aunque los padres estén atareados y trabajando en casa, es importante aprovechar esta oportunidad para quedarse con sus hijos y construir buenas memorias. Los niños van a recordar esta pandemia como un momento en el que se quedaron más tiempo con los padres y ese recuerdo bueno puede minimizar los impactos negativos de lo que estamos viviendo», dice.

La psicóloga Jaqueline Oliveira Moreira recomienda que los padres les pongan mucha atención a los cambios de comportamiento de los adolescentes y niños, pues esto es una señal de que algo no está bien. «Muchos niños están sintiéndose solos, ansiosos y eso puede llevarlos a la depresión. Otros están desquitando las preocupaciones consumiendo más golosinas. Los adolescentes pueden aislarse más y hasta autoflagelarse. Los padres necesitan dialogar y hacer actividades con sus hijos», refiere, añadiendo que, en algunos casos, es importante buscar ayuda especializada.

Ella destaca también que los responsables necesitan tener cuidado para no desquitar sus sentimientos y sus frustraciones en los hijos. «Muchos adultos están viviendo una presión psicológica muy grande, están preocupados por sus ingresos y el futuro, y acaban desquitando la ansiedad en ellos. Esto, muchas veces, se vuelve agresión física y psicológica», advierte. Si el niño presenta enojo o irritabilidad, sugiere actividades con papeles. «Aplastar papeles, apretar bolas y dibujar pueden ayudar a eliminar emociones negativas», enseña.

Espíritu

Edineia Dutra, psicóloga, alerta que padres y responsables también necesitan cuidarse. «En tiempos difíciles, es necesario fortalecer el espíritu para soportar los momentos de angustia como este. Se puede hacer eso de manera lúdica con los niños. Cuénteles historias o acciones bíblicas para que ellos digan quién es el personaje que tuvo aquella acción», sugiere.

Ella recuerda que el exceso de noticias puede ser perjudicial, pues puede aumentar la angustia. «Procuren leer y escuchar mensajes edificantes que eleven su fe y confianza de que “todas las cosas les ayudan a bien a los que aman a Dios” (Romanos 8:28). Esto también ayudará a sus hijos, ya que ellos suelen sentir por lo que sentimos y absorben nuestras emociones», finaliza.

Ofrenda Online

«Mi vida profesional estaba frustrada hasta que recibí el Espíritu Santo»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/06/07/como-tu-hijo-esta-lidiando-con-la-pandemia/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games