Pornografía: alguien sabe todo lo que ves

Pornografía: alguien sabe todo lo que ves

Por Social Media

Ningún secreto está a salvo para quien usa internet

Cada vez que una persona entra a internet –desde cualquiera que sea el dispositivo– está proporcionando información personal a grandes empresas. Sitios visitados, localización, tiempo que utilizó el internet, búsquedas realizadas, preferencias de películas, libros, equipos… Y lo mismo pasa con el acceso a «sitios para adultos».

Según los expertos, todas las páginas de internet archivan datos sobre tu comportamiento en él. Esto sirve para hacer que te guste más el sitio. Por ejemplo: viste alguna serie de comedia en alguna página. La próxima vez que quieras utilizarla, ya sabrá tu usuario, tu contraseña, el último episodio que viste, cuanto tiempo acostumbras a gastar en el sitio y el tipo de contenido que te atrae.

Otro uso común es la venta de productos. A partir del momento en que accedes, buscas o hablas cerca del celular, las páginas pueden recopilar datos y ofrecerte productos pertinentes. ¿Ya te diste cuenta de que cuando buscas algo en Google, inmediatamente todos los sitios te ofrecen aquel producto que buscaste durante semanas?

Cuando alguien tiene todos esos datos sobre ti, es más fácil manipularte. Esos datos son las principales herramientas que las grandes empresas utilizan para vender en internet o para enviciarte con aplicaciones.

Tu única protección es ingresar solo a sitios confiables –que no pretenden lucrar con tus clics ni enviciarte con aplicaciones. Evidentemente, las páginas pornográficas no están entre las confiables.

Alguien sabe todo lo que ves

Un estudio realizado por las universidades de Pensilvania y Carnegie Mellon, ambas americanas, analizó 22 484 sitios pornográficos del mundo entero. Descubrieron que 93 % de ellos (20 912) vende los datos del usuario para, por lo menos, siete empresas diferentes. El otro 7 % también vende los datos, pero tiene menos compradores.

Ahí surgen dos problemas (tan grandes como tu vicio de pornografía):

– El primero es que esas empresas son desconocidas. Entre ellas, seguramente, están criminales que intentarán instalar virus en tu computadora para robarte. Es así que descubren datos bancarios, documentos y hasta fotos y videos íntimos.

– El segundo problema es que, quien no intenta robarte, va a lucrar de otra manera. Al final, ellos están pagando por tus datos. Una de las maneras de lucrar es vendiendo tus datos para grandes empresas. Ese mismo estudio señala que Google compra información de 74 % de los sitios analizados. Facebook compra 10 % de ellos.

¡Sí! Google sabe quién accede a sitios pornográficos, por cuánto tiempo y lo que busca. De hecho, miles de empresas en el mundo entero lo saben. Y es cuestión de tiempo para que tu cónyuge lo sepa también.

Ningún secreto está guardado

Las grandes empresas compran datos personales de posibles consumidores. Sabiendo lo que necesitas, ofrecerán productos que te agraden –hasta los eróticos. ¿Qué pensará tu cónyuge al darse cuenta de eso? 

Peor: los criminales que robaron contenidos de tu computadora pueden chantajearte. Solamente una estafa aplicada en el primer semestre de 2019 invadió la webcam de usuarios, hizo imágenes y chantajeó a más de 200 millones de personas. Los bandidos amenazaban con divulgar fotos y videos íntimos. Pedían rescates de diversos valores, llegando a alrededor de 6 500 000 de pesos.

Si alguna de esas amenazas llegara a tu casa, ¿cómo quedaría tu matrimonio? Ningún secreto está a salvo en internet. Por eso, la única solución es eliminar comportamientos que puedan avergonzarte o destruir tu vida. Y la pornografía destruye matrimonios todos los años.

La pornografía también es traición

Esto es por ella hace que el cónyuge del enviciado se sienta despreciado, insuficiente. Cabe decir que quien ve pornografía lo hace a escondidas. Pero nada permanece escondido por mucho tiempo.

«No es solo cuando uno traiciona que sucede la ruptura de la confianza. Hay muchas que pueden romperla en un matrimonio. La traición es una de las principales, pero también existe la traición virtual, la que no se consuma. Pero hoy, por las redes sociales, por el WhatsApp, por el internet, es mucho más fácil traicionar a tu compañero e incomodarlo; solamente por el hecho de que él sepa que estás en ciertos sitios, en ciertas redes, en contacto con ciertas personas», explica el escritor Renato Cardoso, coautor del libro Matrimonio Blindado.

De acuerdo con él, la persona que ve pornografía está traicionando. «Y, seguramente, el hombre que ve pornografía tiene miradas diferentes para otras mujeres, es inevitable. Su cabeza está programada para desvestir a las mujeres, mirar el cuerpo de otras mujeres conforme él ve en la pornografía. Eso ya sucede en su mente», añade. Y lo mismo sucede con las mujeres.

Por lo tanto, si aprecias tu matrimonio, libérate de este vicio.

¿Te gustaría aprender más sobre los males que la pornografía ocasiona a la relación? Ve nuestras transmisiones en vivo por medio del Facebook y YouTube del obispo Franklin Sanches, Universal México y Radio Omega (la cual puedes  descargar en tu dispositivo móvil).

Reuniones por radio e internet

Durante este periodo de aislamiento (o cuarentena) por el coronavirus (COVID-19), acompaña nuestras transmisiones de la semana en tiempo real por medio del Facebook y YouTube del obispo Franklin Sanches, Universal México y Radio Omega. También puedes participar a través de la app de Radio Omega (haz clic aquí para descargar la aplicación).

Los horarios de transmisiones son:

Lunes10 a. m. y 7 p. m.
Martes7 p. m.
Miércoles10 a. m. y 7 p. m.
Jueves7 p. m.
Viernes10 a. m. y 7 p. m.
Sábado8 a. m.
Domingo7:30 a. m. y 10 a. m.
  • Padres e hijos

Ofrenda Online

Paz y Gozo que viene de la Fe


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/05/09/pornografia-alguien-sabe-todo-lo-que-ves/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games