En el desierto, necesitas tomar una decisión

En el desierto, necesitas tomar una decisión

Por Social Media

En tiempos de aislamiento social, nos llevan a un camino árido en el que depende de cada uno reflexionar sobre sus elecciones y lecciones aprendidas

En medio del caos que el mundo está experimentando en este momento, en el que debemos evitar las demostraciones de afecto, como abrazos, besos y un simple apretón de manos por miedo a contagiarse con el nuevo coronavirus, las personas todavía están atrapadas en sus hogares y privadas de hacer incluso lo básico: muchos no pueden trabajar, lo cual es un acto de supervivencia.

Vivimos en cuarentena debido al coronavirus, pero el mayor problema no es el virus en sí, sino la forma en que las personas están lidiando con esta situación. A lo largo de estos días nos hemos encontrado con tres grupos de personas: los que se desesperan, los que se conforman y los que confían en que todo esto pasará porque buscan la solución en Dios.

Cuando una persona deja que la desesperación se convierta en pánico, se vuelve más difícil vivir este período de reclusión. Sin embargo, es posible cambiar esta situación.

El obispo Renato Cardoso habló sobre el tema: «estamos viviendo en cuarentena, un período de aislamiento forzado, y vemos en la Palabra de Dios que, a lo largo de la historia de su pueblo, el Altísimo, les permitió pasar por el desierto en diferentes momentos».

El obispo enfatizó que esto le sucedió a los héroes de la fe, como Abraham, Moisés, Josué, Elías e incluso el mismo Señor Jesús. Y luego hizo la pregunta: «¿Por qué Dios guió a estas personas al desierto? Podemos decir que esta pandemia que está ocurriendo es una especie de desierto para nosotros. No causado por Dios, por supuesto. La pandemia es el resultado de cómo ha estado actuando el hombre, debido a la desobediencia a su Palabra», dijo el obispo.

Dios nos lleva al desierto

El obispo Renato también habló de las tres razones por las cuales Dios lleva a los seres humanos al desierto y lo que debemos hacer para aprovechar esta situación. La primera razón es saber que el desierto está en silencio y que Dios nos lleva allí para que podamos escuchar su voz. «Cuando se está en medio del ruido, es difícil concentrarse en un sonido, una voz, pero cuando se está en un lugar absolutamente tranquilo, se es más sensible a la voz de Dios».

¿De qué quiere hablar Dios con la humanidad durante este período? Es necesario reflexionar, pero el obispo enfatizó que desafortunadamente no serán todos los que escucharán la voz de Dios, sino solo aquellos que lo busquen.

La segunda razón por la que Dios lleva al hombre al desierto es que es un lugar solitario.  «Entonces, cuando Dios nos lleva al desierto, nos fuerza a estar en la soledad para que podamos extrañar a alguien. Ahora, en esta cuarentena, las familias necesitan estar juntas, pero no todas viven así. Quizás muchos estén físicamente solos en este período para comprender que necesitan a su familia, para que le den la debida importancia al cuidado de los suyos», aconsejó. Fue en el desierto que el pueblo de Dios aprendió a depender de Él. El desierto nos enseña a tener una relación con Él.

La tercera razón es que el desierto rompe el orgullo. «En el desierto somos una extensión del polvo y no tiene sentido desempolvar su ropa, porque ya se ha mezclado con ella. Además, en este lugar ya no se preocupa por su vanidad. Come la comida con polvo y ni siquiera le importa porque está en el desierto».

Es en este momento que las personas valoran el agua, la alimentación y la seguridad.  Las vanidades, los lujos, las razones que impulsan a una persona a creerse algo son quitadas de su vida y se reducen a polvo. Dios revela cuán pequeños e indefensos somos ante Él.

 Y es precisamente esta realidad la que lleva a muchos a despertar. Algunos están pasando por sus desiertos y aprovechando este momento para acercarse verdaderamente a Dios. En el desierto no podemos escondernos de Dios. Y cuando nos apegamos a Él, la promesa se cumple. «En el desierto has visto que el Señor, tu Dios, te ha traído, como trae el hombre a su hijo, por todo el camino que habéis andado, hasta llegar a este lugar»  (Deuteronomio 1:31).

Estimado lector, todavía hay tiempo para apegarse a Dios. Quizás sea tu oportunidad.  Mientras estamos en cuarentena, sigue las reuniones de Universal a través de las redes sociales y los canales oficiales de la Iglesia. Y, si decides hacer un pacto con Dios y quieres mayor orientación, llama al siguiente número: 55 74 32 66.

Reuniones por radio e internet

Durante este periodo de de aislamiento (o cuarentena) por el coronavirus (COVID-19), acompaña nuestras transmisiones de la semana en tiempo real por medio del Facebook y YouTube del obispo Franklin Sanches, Universal México y Radio Omega. También puedes participar a través de la app de Radio Omega (haz clic aquí para descargar la aplicación).

Los horarios de transmisiones son:

Lunes10 a. m., 4 p. m. y 7 p. m.
Martes10 a. m., 4 p. m. y 7 p. m.
Miércoles10 a. m., 4 p. m. y 7 p. m.
Jueves10 a. m., 4 p. m. y 7 p. m.
Viernes10 a. m., 4 p. m. y 7 p. m.
Sábado8 a. m.
Domingo7:30 a. m. y 10 a. m.

Ofrenda Online

«Mi mayor frustración eran mis deudas hasta que recibí el Espíritu Santo»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/04/26/en-el-desierto-necesitas-tomar-una-decision/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games