De estrella de la mañana a príncipe de las tinieblas

De estrella de la mañana a príncipe de las tinieblas

Por Social Media

La caída de Lucifer es la mayor lección que tenemos sobre el peligro del orgullo

Cuando cuestionamos de dónde surge algo malo, imaginamos que siempre será en un lugar tenebroso. Sin embargo, las cosas malas que existen tuvieron origen de un mal principal, y este, a su vez, no surgió en un ambiente propicio. Por el contrario: surgió en el corazón de alguien que era uno de los principales seres del cielo: Lucifer, el querubín de la guardia de Dios.

«Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado…» (Ezequiel 28:14-15).

Sin embargo, un ángel tan perfecto empezó a creerse superior a su Creador.

«… hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste…» (Ezequiel 28:15-16).

Debido a la belleza y posición que tenía en los cielos, el orgullo nació en el interior de Lucifer y él quiso ser mayor que Dios. A partir de aquel momento empezó su caída.

Contaminado por el orgullo, otro pecado surgió: el de la rebelión. Por medio de la malicia, él contaminó a la tercera parte de los ángeles. Como consecuencia, hubo batalla en el cielo y todos ellos fueron expulsados.

«… por lo que Yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser» (Ezequiel 28:15-19).

Por eso, todos los pecados existentes tienen origen en el orgullo. Es el veneno más mortífero y silencioso que hay para el alma, pues él es la esencia de la naturaleza del diablo.

Pero, a final de cuentas, ¿qué es el orgullo?

De acuerdo con el diccionario, el orgullo es:

—Sentimiento de satisfacción por sus propios hechos y cualidades, o por los logros de otra persona.

—Exceso de admiración que el individuo tiene con respecto a sí mismo, basado en sus propias características, cualidades y/o acciones; arrogancia.

—Concepto elevando que alguien tiene de sí mismo; soberbia

—Amor propio expuesto de manera exagerada; altivez

—Acción que demuestra desprecio con respecto al prójimo; desdén.

El orgulloso, difícilmente, asume que es así. Para la persona orgullosa, el centro de todo deja de ser «Dios» y ella misma empieza a serlo.

Orgullo vs Humildad

Por eso, en todas las Santas Escrituras es posible ver cómo Dios nos alerta contra ese mal.

«La soberbia del hombre le abate; pero al humilde de espíritu sustenta la honra» (Proverbios 29:23).

La arrogancia no permite que la persona vea que está perdida en sus propios caminos y que necesita ayuda. Solamente esto es posible por medio de la humildad.

El obispo Edir Macedo, destaca que esa es la «gran diferencia entre el arrogante y el humilde, pues, mientras el primero es derribado en su orgullo, el segundo es sustentado y honrado por el Altísimo».

Además de no tolerar el orgullo, «Dios también se opone a todos los orgullosos. Sin embargo, los que reconocen que necesitan al Altísimo y lo buscan con humildad, serán favorecidos por Él».

«Pero Él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes» (Santiago 4:6).

Por esta razón, si hay algo en que el ser humano puede gloriarse es en sus debilidades, tal y como lo afirma el apóstol Pablo: «Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad» (2 Corintios 11:30).

«Por eso, Dios permite que pasemos por luchas y situaciones difíciles para que nunca olvidemos que no somos nada y para que permanezcamos siendo humildes, siempre buscando el auxilio Divino», reitera el obispo.

Para aprender más…

La Escuela de la Fe Inteligente se transmitirá en vivo este miércoles 15 de abril, a las 7 p. m., por medio de las páginas oficiales de Facebook y YouTube del obispo Franklin Sanches y Universal México.

O bien, si deseas escuchar mensajes especiales desde tu móvil o tablet, descarga la aplicación de Radio Omega, haz clic aquí para descargar la app.

Ofrenda Online

T-Ayudo en el Hospital de Xoco

Platicar con un Pastor

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/04/14/de-estrella-de-la-manana-a-principe-de-las-tinieblas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games