El gran amor del Hijo

El gran amor del Hijo

Por Social Media

El Señor Jesús vino a este mundo para cumplir el propósito de Dios (Mateo 20:28).

Para esto, Él dejó Su gloria, asumiendo la condición de hombre para sufrir, padecer y morir y así llevar nuestros pecados en la cruz, y luego resucitar para darnos la vida eterna. Antes de Su muerte, hizo una oración al Padre por Sus discípulos.

Jesús sabía bien lo difícil que era enfrentar persecuciones, pruebas, tentaciones… Los discípulos solo iban a poder soportar siendo llenos del Espíritu Santo. Entonces, Le pidió al Padre que los protegiera del mal (en aquella ocasión, eran los primeros discípulos).

“Y ya no estoy en el mundo; mas estos están en el mundo, y Yo voy a Ti. Padre Santo, a los que Me has dado, guárdalos en Tu Nombre, para que sean uno, así como nosotros.” Juan 17:11

Como el Señor Jesús vino a Salvar a todos los que creen en Él, es decir, a aquellos que reconocen su condición de pecador y saben que, solo a través de Él, pueden encontrar el perdón y la salvación, en Su oración también pidió por aquellos que no Lo habían visto, pero creerían a través de la Palabra.

“Mas no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en Mí por la palabra de ellos…” Juan 17:20

Hoy vemos el poder de aquella oración en las cárceles, por ejemplo, personas que tuvieron un pasado triste, manchado por tantos errores, sin ninguna esperanza de cambio de vida, pero, que al oír la Palabra, se convirtieron, y lo más glorioso: ¡recibieron el Espíritu Santo, dentro de la prisión! ¡Qué glorioso!

Como está escrito:

“… Bienaventurados los que no vieron, y creyeron.” Juan 20:29

Hoy, esas personas son testimonios vivos del poder de Dios, están transformadas, regeneradas y, sobre todo, tienen la certeza de la salvación y quieren salvar a otras que están perdidas, así como ellas un día lo estuvieron.

Ese es el deseo del Señor Jesús: bautizar con el Espíritu Santo a todos, para que sean uno con Él y con el Padre.

“En esto conocemos que permanecemos en Él, y Él en nosotros, en que nos ha dado de Su Espíritu.” 1 Juan 4:13

¡Dios los bendiga a todos!

Extraído del blog del obispo Edir Macedo

Lea también: Trompetas del mal

Ofrenda Online

«Mi vida profesional estaba frustrada hasta que recibí el Espíritu Santo»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/04/08/el-gran-amor-del-hijo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games