¿Ganar-ganar o perder-ganar?

¿Ganar-ganar o perder-ganar?

Por Social Media

En el ambiente profesional existe un juego para intermediar conflictos, que es conocido como «ganar-ganar».

Esto significa que cuando hay dos lados involucrados en una discrepancia, el mejor camino es alcanzar un resultado mutuamente benéfico entre las partes.

En otras palabras, nadie gana o pierde, sino que ellos ceden un poco de cada lado hasta que nadie sea perjudicado.

¿Acaso con Dios también es así?

Cabe señalar que la tendencia de una persona es que siempre prefiere ganar. «Perder», generalmente, es considerado como un mal suceso. Por eso, la idea del «ganar-ganar» parece muy buena.

Sin embargo, en el mundo espiritual no funciona así. Fue lo que explicó el Señor Jesús cuando estuvo en forma de hombre en la Tierra: «Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de Mí, la hallará» (Mateo 16:25).

En otras palabras, el Hijo de Dios afirmó que los que desean alimentar los deseos del corazón, buscar los placeres humanos a cualquier precio o seguir lo que la cultura enseña, hasta puede parecer que están ganando. No obstante, en realidad, ellos están perdiendo. Porque el destino del alma, después de la muerte, será la condenación eterna.

Es necesario comprender que esta vida terrenal es pasajera. Mientras que la Salvación de nuestra alma durará para siempre. Por lo tanto, lo que es eterno tiene más valor. De esa manera, para Cristo, quien pierde, gana.

¿Cómo perder para ganar?

Y ¿qué tenemos que perder en esta vida para alcanzar el Reino de los Cielos? La respuesta es simple: es necesario renunciar a nuestros deseos. Y, acto seguido, necesitamos obedecer las enseñanzas de las Escrituras.

El apóstol Pablo alertó: «Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna» (1 Corintios 6:12).

La salvación es algo único

Por otra parte, es necesario enfatizar que el destino de los que no renuncian a su propia voluntad es terrible. Solo para ejemplificar, en la Biblia se encuentra la parábola de un hombre rico y un hombre pobre llamado Lázaro (Lucas 16:19-31).

Un día, Lázaro murió, pero los ángeles se lo llevaron al Cielo. Y el hombre rico también murió. Solo que él fue condenado al infierno. Y allí, en tormento, el rico descubrió que ya no había más oportunidad de salvación.

La Escuela de la Fe se transmitirá en vivo este miércoles 1.° de abril, a las 7 p. m., por medio de las páginas oficiales de Facebook y YouTube del obispo Franklin Sanches y Universal México.

O bien, si deseas escuchar mensajes especiales desde tu móvil o tablet, descarga la aplicación de Radio Omega, haz clic aquí para descargar la app.

Ofrenda Online

T-Ayudo en el Hospital de Xoco

Platicar con un Pastor

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/03/31/ganar-ganar-o-perder-ganar/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games