Aprende a noquear tus puntos débiles

Aprende a noquear tus puntos débiles

Por Social Media

Si no, serás derrotada por ellos

Muchas mujeres se sienten incómodas cuando escuchan que se habla de puntos fuertes y débiles, pero no deberían. Este tipo de temas debería llevarlas a la reflexión, al autoanálisis y ayudarlas a conocerse bien a sí mismas. No es solamente en una entrevista de empleo, por ejemplo, que su respuesta con respecto a estos puntos debe estar en la punta de la lengua. En la vida con Dios también y principalmente en relación con la Salvación —a final de cuentas, estamos ante una guerra espiritual constante y no en un paseo agradable en el País de las Maravillas.

«Vivimos una lucha en contra de nuestra propia voluntad y es (literalmente) una guerra para que la voluntad de Dios se haga en cada momento de nuestra vida —todo el tiempo nuestra voluntad quiere tomar las riendas. Y, en esa batalla, todas nosotras tenemos nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles», señaló Nanda Bezerra, autora de los libros Más lindas en 40 días y 40 secretos que toda soltera debería saber.

Ella comentó que en esta batalla espiritual, el diablo —que es nuestro adversario— nos está rodeando, como la Biblia lo describe en 1 Pedro 5:8: «Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar». Con respecto a esto, ella cuestionó: «¿Acaso conoces tus debilidades? ¿Acaso te conoce tan bien como el diablo te conoce?».

TALÓN DE AQUILES                                    

Nadie es inmune a las debilidades, tampoco los personajes legendarios. Aquiles, por ejemplo, era un héroe griego considerado invencible, pero él fue herido justamente en su punto vulnerable: el talón. Este suceso fue lo que dio origen a la expresión «talón de Aquiles».

Todas tenemos un «talón» que nos hace vulnerables, que nos avergüenza en nuestras competencias y nos vuelve frágiles en el sentido espiritual. Uno de ellos son las emociones, así como la hipersensibilidad, la timidez o el hecho de estar dándole vueltas a ciertas situaciones del pasado que nunca son superadas. Por su parte, para otras, reconocer un error, una actitud inmadura o pedir disculpas es de tragarse el propio orgullo. Es decir, el orgullo es el talón de Aquiles de ellas. Las dudas, la malicia, los malos ojos y también el miedo de fallar o estar sola también ha degradado espiritualmente a muchas mujeres.

En cualquier caso, por lo menos tienes un punto débil —lo cual no te hace menos ni te hace peor que nadie—, pero eso no significa que no debes hacer algo al respecto. Al contrario, es necesario cambiar.

Tarea

Un luchador estudia minuciosamente a su adversario para conocer su punto débil durante varios días o incluso semanas antes de una lucha de box. «Es en el punto débil que él va a trabajar y el diablo es igualito. Él te ha visto y sabe qué te ofende. No obstante, así como el adversario, el propio entrenador te ha visto. El Señor Jesús es nuestro entrenador y, por medio de Su Palabra, Él nos dará todas las directrices para vencer nuestras debilidades. Ahora, tú necesitas estar atenta», aconsejó Nanda Bezerra. Tu punto débil de hoy no necesita permanecer contigo para siempre y no necesitas considerarte una mujer débil porque tienes un punto débil. Si quieres cambiar, aprende a hacer de la debilidad una fortaleza. «Durante toda la vida estaremos fortaleciendo puntos débiles. Un día se fortalece un punto, pero después surge otro. Es una batalla constante. Por eso, es necesario que te analices y guardes tu mayor bien: tu corazón limpio, tu consciencia tranquila y tu Salvación. ¿Qué tal empezar a observarte hoy mismo? No te consideres la víctima», finalizó la escritora.

Ofrenda Online

«Mi mayor frustración eran mis deudas hasta que recibí el Espíritu Santo»

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/03/05/aprende-a-noquear-tus-puntos-debiles/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games