No se pierda este propósito de fe por su familia

No se pierda este propósito de fe por su familia

Por Social Media

Durante toda la semana, quienes decidieron desafiar su fe, están colocando a sus familias en el Altar de Dios. En el pasado, la familia de Noé fue salvada cuando ellos, junto con los animales, entraron al Arca.

En esta fe, usted tendrá la oportunidad de colocar a su familia en el Arca de Dios. Es decir, en el Altar, a fin de que sea protegida y, sobre todo, ¡salva de las trampas del mal!

«La familia es un don de Dios. La familia no se compra en el supermercado. Quien tiene una familia feliz, puede llamarse bendecido. Entonces, si usted no ha recibido esa bendición en su vida o se está convirtiendo en una maldición, llegó el momento de que usted luche», comentó el obispo Renato Cardoso.

E incluso agregó: «Estamos viviendo la campaña por la familia y por todas las personas que sufren por sus familiares y no saben cómo ayudarlos», dijo.

Participe en este propósito. Lleve una fotografía de su familia para hacer un clamor por ellos.

Usted puede participar especialmente a las 9:30 a.m., en la Universal más cercana a su domicilio. Si usted reside en la Ciudad de México, participe en el Templo de los Milagros, en Av. Revolución núm. 253, col. Tacubaya.

«Su carácter afectaba a toda la familia»

«Entre mi esposo y yo había serios problemas. Los conflictos eran causados por el carácter violento que él tenía. Por lo general, el detonante de su mal genio se debía a que el dinero que me daba para el gasto no me alcanzaba y, cuando le pedía un poco más, terminaba golpeándome.


Sentí que ya no podía más, que nada lo haría cambiar. No obstante, al llegar a la Universal descubrí que estaba equivocada. La fe en el Señor Jesús todo lo puede, al creer en esto y poner por obra Sus mandatos, el milagro de transformación en mi familia sucedió.


Confiada en las promesas del Señor, luche por salvar mi matrimonio. No fue fácil ni sencillo, tuve que ser constante en las reuniones de los domingos, en mis oraciones y propósitos de fe, pero al final el Señor Jesús respondió a mis acciones de fe.


Hoy tenemos una relación de amor verdadero, apoyo, respeto y comunicación. Somos una sola carne, hasta el dinero nos rinde. Sí se puede ser feliz en el amor, cuando hacemos de Dios la base de la relación, sí se puede tener la familia que siempre quisimos tener.» -Crisanta Vázquez

«Me había resignado a ver sufrir a mi hijo»

«Mi esposo era alcohólico y mi hijo fue diagnosticado con el Trastorno de Déficit de Atención. Los médicos me decían que para este mal no había cura. Recurrí a neurólogos, psiquiatras, psicólogos, pero por más tratamientos, terapias y medicamentos dados, no veía ninguna mejora.
Sentía un enojo profundo con la vida, ¡Por qué tenía que ser tan infeliz! Ya me había resignado al diagnóstico médico y a que estuviéramos en esa situación. Era un dolor en el alma muy fuerte.


Me regalaron un periódico de la Universal, vi que había solución para mi problema. Participé en las reuniones, aprendí a usar mi fe para terminar con aquello que humanamente era improbable que sucediera. Uno de los mayores milagros que obtuve fue la recuperación de mi hijo al cien por ciento.


Y al ser constante en las reuniones fui venciendo cada problema y salvé a mi familia. Mi esposo dejó el vicio del alcohol. Hoy vivimos con tranquilidad, esto gracias a la confianza que la fe en el Señor Jesús nos da.» -Citlali Ynsunza.

«Mi familia se desmoronaba»

«Durante 33 años padecía epilepsia. Por este motivo hubo periodos largos en los que permanecí en la cama ya que no podía moverme. Mi niñez fue infeliz por esta enfermedad.


Al crecer, me casé. Inicié la formación de mi propia familia, pero a causa de mis malestares físicos, mi carácter se volvió muy complicado, me hice agresiva y discutía con mi marido, tan fuertes eran los conflictos que hasta terminábamos golpeándonos. Pensé que no valía como mujer y que la felicidad no estaba hecha para mí.


No obstante, Dios me mostró que esto no era así. Conocí la Universal y al participar en las reuniones, descubrí que la fe puesta en el Señor Jesús, puede transformarlo todo. No fue sencillo cambiar mi forma de pensar, pero al rendir mi vida a Él y obedecer sus mandatos, los cambios empezaron a surgir.


Dejé atrás mi carácter violento, mi esposo y yo nos llevamos muy bien, nos amamos y tenemos el matrimonio que siempre soñamos. Soy completamente feliz porque tengo algo valioso: la Presencia de Dios.» -Elsy Jiménez

«Mis padres ausentes y yo sin su amor»

«Mi papá era un hombre de familia ausente y eso me entristecía. Mi mamá, por su parte, era una mujer enferma. No me prestaban la atención necesaria, me sentía como un estorbo y continuamente me preguntaba por qué estaba en este mundo.


Su ausencia me afectaba emocionalmente, era un vacío que con nada podía llenar. Por otro lado, mi tristeza también fue causada porque, en ocasiones, mi mami fue agresiva conmigo verbal y físicamente. Esto me generó inseguridad, incluso por esa razón soporté muchas humillaciones de otras personas.


No obstante, mis anhelos de rescatar a mi familia, fueron una realidad cuando vine al Templo de los Milagros, en este lugar conocí a Dios y luché por mis seres queridos. Poco a poco, noté los cambios y eso me ánimo a seguir en la fe.


Obedecí la Palabra de Dios y me entregué a Él sinceramente. Mi papá cambió, ahora es un hombre cariñoso con mi mamá y conmigo, ambos me cuidan, me protegen, me demuestran su amor. Gracias a Dios, salvé a mi familia.» -Monserrat Hervert

Ofrenda Online

Santo Culto -El poder de la indignación-

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/02/12/no-se-pierda-este-proposito-de-fe-por-su-familia/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games