Antes juguetes… ¿ahora armas?

Antes juguetes… ¿ahora armas?

Por Departamento Web

Una de las características de un niño es la pureza. En la infancia, difícilmente se puede distinguir lo bueno de lo malo, guardar un rencor o tener algún otro sentimiento nocivo hacia uno mismo o a los demás. Asimismo, la educación impartida en la familia, así como la demostración de amor, atención y respeto de quienes la integran son importantes para un buen desarrollo del menor.


No obstante, recientemente, diversos medios de comunicación han dado a conocer noticias en donde menores de edad están involucrados en hechos vandálicos y asesinatos. Ante esto, puede que surge la pregunta: ¿qué lleva a un niño, considerado inocente, a cometer este tipo de atrocidades?

Una perspectiva científica

De acuerdo con especialistas en el tema, existe algo llamado psicopatía infanto-juvenil que es un trastorno que inhibe la percepción del miedo e impide que los menores o adolescentes estén conscientes de las consecuencias de sus actos, en especial cuando estos son en contra de su prójimo.


«Para considerar que se tiene un trastorno de la personalidad antisocial hay que ver la esfera personal de las personas y las conductas delictivas», explica Paz Velasco, criminóloga y abogada. Y es que, al analizar los casos de asesinatos por este tipo, por ejemplo, se ha demostrado que es por causa de una infancia difícil, abusos, bullying… que despierta en ellos rebeldía o deseos de venganza.

¿Qué dice la fe al respecto?

De acuerdo con el obispo Edir Macedo, fundador de la Universal, existen males espirituales que poseen la mente de las personas, orillándolas a cometer crímenes horribles. «En la mayoría de estos casos, la gente está consciente, sabe lo que hace, pero no tiene el control de su voluntad. Hay otras que no están conscientes y, por ende, toman actitudes sin saber qué están haciendo», comenta.

Y es que el mal no respeta edades, sexo, raza o condición social, la Biblia lo advierte: «El ladrón [el diablo] no viene sino para hurtar y matar y destruir…» (Juan 10:10).

Una solución para cada teoría

Científicamente, la psicopatía podría tratarse mediante la terapia de esquemas, que se centra en tratar de volver más vulnerable al paciente, emocionalmente hablando, y se le enseña a procesar y expresar bien sus emociones con el fin de modificar aspectos de su personalidad. Sin contar que, jurídicamente, no hay solución para esas personas y tendrán que pagar las consecuencias.


«Obviamente, la justicia no reconoce la acción de las fuerzas del mal. Esta toma en cuenta los hechos. La única salida para ellas es la fe en la Palabra de Dios, pues al practicarla, Él provee el cambio. No importa cuán peligrosas sean o lo que hayan hecho. Si hay un arrepentimiento sincero, el Espíritu Santo las conduce a una vida decente y honrada», finaliza el obispo Macedo.

Ofrenda Online

Y las puertas del infierno no prevalecerán…

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/01/26/antes-juguetes-ahora-armas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games