Ana y Mía, las princesas asesinas

Ana y Mía, las princesas asesinas

Por Departamento Web

La Anorexia y la Bulimia, mejor conocidas como Ana y Mía, son dos trastornos alimenticios que más cobran la vida de miles de mujeres que, con el fin de verse como “princesas”, no escatiman los riesgos en su salud con tal de verse delgadas.


En los últimos 20 años, los trastornos alimenticios han crecido un 300 % en el país, según informes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).


Reportes hechos por las instituciones, refieren que se presentan principalmente en jóvenes de entre 13 y 18 años de edad, afectando más a las mujeres que a los varones en una proporción de 9 a 1.


El panorama es grave, ya que señalan que estos trastornos tienen la mayor tasa de mortalidad que cualquier otra enfermedad mental, pues se calcula que el 10 % de los jóvenes con anorexia y el 17 % con bulimia intentaron suicidarse.


Entre los factores que las desatan son: la presión social, los medios de comunicación y últimamente las redes sociales, que muestran a personas extremadamente delgadas como sinónimo de éxito y fama.


Si bien El IMSS y el ISSSTE cuentan con tratamiento médico, psicológico y nutricional para este tipo de trastornos, estos no han sido suficientes para atender a la cantidad de pacientes que sufren estos padecimientos.

«No podía detener mi obsesión con el peso»

«Desde los ocho años comencé a tener problemas con mi físico. Tenía una carente seguridad y una nula autoestima que me veía cosas que no eran. Pensé que estaba gorda y hacía de todo para bajar de peso.


Primero, empecé dejando de comer pan, tortilla, grasas… poco a poco, se fueron sumando más alimentos a la lista, hasta que era muy pocas cosas las que ingería. Incluso las porciones eran muy pequeñas, llegué a comer el contenido de una pequeña taza de té. Realicé rutinas de ejercicio excesivas, al punto que los vasos sanguíneos de mi estómago se rompieron.


Pesaba menos de 40 kilos, pero aun así me seguía viendo gorda. Estaba débil, tuve enfermedades gastrointestinales a mi corta edad y mis dientes eran endebles. En general, mi cuerpo estaba carente de energía. Quería salir de eso, pero era algo que no pude controlar.


Al llegar a la Universal, las cosas fueron distintas. Habían pasado siete años luchando contra esa enfermedad sin éxito alguno. No obstante, con la ayuda del Espíritu Santo, pude detener esa enfermedad que estaba acabando con mi vida.


Ha transcurrido el tiempo y aprendí a verme como una joya valiosa para Dios, al participar en la reunión de los domingos a las 3 de la tarde, fue primordial para esto; aquí me apoyaron para arrancar este mal de mi vida. Estoy sana por completo y puedo decirles a muchas personas que sí se pueden superar los trastornos alimenticios.» -María Fernanda García

Ofrenda Online

Santo Culto -El poder de la indignación-

Platicar con un Pastor

[3cx-clicktotalk 404 "Not Found"]

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2020/01/11/ana-y-mia-las-princesas-asesinas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games