Más que una obligación

Más que una obligación

Por Departamento Web

En el trabajo, quien tiene una postura pasiva, difícilmente crecerá como los que hacen más de lo que se les pide

Hay algo en común, generalmente, en las historias de las personas que destacan de manera positiva en el área profesional o personal: hicieron más de lo que otros esperaban de ellas. Algunas presentaron un resultado que fue más allá de sus propias expectativas.

En la década de 1990, el norteamericano Greg Rogers era subgerente de una cafetería de la red Starbucks, en California. Como las ventas de café caliente caían vertiginosamente durante el verano, Rogers necesitaba algo para mantener el movimiento del público. Con materiales que ya tenía en el inventario, casi sin tener costos extras, inventó una bebida que llevaba básicamente hielo molido, vainilla, leche y, claro, café, con algunas variantes. La clientela lo probó. Resultado: él creó un producto en el menú que, por sí solo, factura más de mil millones de dólares al año.

Rogers terminó convirtiéndose en una leyenda viva entre los emprendedores y presta sus servicios de asesoría para megaempresas de varias ramas.

Los profesores Thomas Bateman y J. Michael Crant, respectivamente de las universidades norteamericanas de Carolina del Norte y Notre Dame (Indiana), analizaron a los profesionales con ese perfil y consideran que ellos son esenciales en el mundo corporativo actual.

Bateman comparó a dos personas del mismo cargo: “Una asume tareas, da nuevas iniciativas, genera cambios constructivos, lidera de forma proactiva; la otra ‘se deja llevar’, se conforma, solo sobrevive, deja todo como está. El que hace más que la obligación trata los asuntos de frente, promueve cambios constructivos y el que no lo hace sigue el flujo de manera pasiva, en piloto automático”.

Camine la segunda milla

Milenios antes, el Señor Jesús confirmaba esto en el pasaje bíblico de Mateo 25:14-30. En él, cuenta la historia de tres siervos que reciben de su señor —que iba a viajar—, respectivamente, uno, tres y cinco talentos (moneda de la época) para guardarlos. Los dos que recibieron tres y cinco talentos duplicaron la cantidad con inversiones. El que recibió uno, por miedo de perderlo, lo escondió y no tuvo ningún rendimiento.

Aquel fue rechazado por el patrón cuando volvió del viaje, mientras que los otros dos recibieron privilegios y evolucionaron en el trabajo.

El Señor Jesús da, nuevamente en la Biblia, no solo un consejo sobre cómo reaccionar ante las adversidades, sino sobre la importancia de esforzarse para obtener éxito: “… y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.” (Mateo 5:41). Quien hace algo pasivamente, solo por obligación, cumple la primera milla como todos y no consigue destacarse en medio de la multitud que disputa un espacio, pero es en la segunda milla donde el que tiene más para ofrecer que sobresale.

Congreso para el Éxito

¿Quiere saber más para ponerlo en práctica en su vida económica? Entonces, no olvide participar en el Congreso para el Éxito, una reunión especial que le enseñará sobre este y tantos otros temas relacionados con la fe inteligente. Esta se lleva a cabo todo los lunes a las 7:30 a. m., 10 a. m., 12 p. m., 4 p. m. y, especialmente, 7 p. m., en el Templo de los Milagros. La sede se ubica en Av. Revolución núm. 253, col. Tacubaya, CDMX.

O bien, si reside en los estados o en el área metropolitana de la capital, busque la Universal más cercana a su domicilio.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/11/25/mas-que-una-obligacion/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games