Lo que parece ser el fin puede ser un nuevo inicio

Lo que parece ser el fin puede ser un nuevo inicio

Por Departamento Web

Hace miles de años un mar cerró el camino de quienes iban hacia la Tierra Prometida…
Un poder divino hizo el mar abrirse y les dio una victoria épica. Ve cómo esto podría pasarte a ti

En una simulación virtual, Carl Drews y Weiqing Han, científicos del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, reprodujeron los fenómenos que podrían haber permitido que el agua del Mar Rojo formara un surco dejando el suelo expuesto, como en el episodio bíblico.
«Las personas siempre se fascinaron por este pasaje de Éxodo, y se preguntan si esto tiene fundamentos que la ciencia pudiera probar. Este trabajo mostró que el relato de las aguas abriéndose, de hecho, tiene una base en las leyes de la física. Este es un fenómeno real llamado wind setdown», explicó Drews.

Un fenómeno natural y milagro
Si este es un acontecimiento que extrañamente tiene lugar y se da en un lapso de 24 horas, ¿por qué las aguas se abrieron exactamente en el momento que los israelitas más lo necesitaban?
Primero, debemos entender que todas las personas nos enfrentamos a dificultades [mar], incluso quienes mantienen una buena relación con Dios. Sin embargo, hasta la naturaleza coopera cuando Dios lo determina; haciendo posible lo aparentemente imposible. Por eso, hablando del Señor Jesucristo, en las Sagradas Escrituras se pregunta: «[…] ¿Qué clase de hombre es éste, que hasta el viento y las aguas lo obedecen?» (Mateo 8:27).
«Entonces el Señor dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen. Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco.» (Éxodo 14:15-16)
Cuando el profeta hizo lo que Dios mandó, el viento comenzó a soplar y dividió las aguas del Mar Rojo tal y como Dios le había dicho. «En este acontecimiento el viento para, el agua vuelve a quedar como antes, alcanzando a quienes o a lo que estuviera en el camino», agregó Carl. Esto bien podría asociarse al final de la travesía, cuando los enemigos de Israel fueron consumidos.

Pasó con Israel, ¡y podría pasarte a ti!
Si el Mar Rojo no se hubiera abierto, el pueblo de Israel nunca hubiera salido de la esclavitud. Quizá sigues pasando cualquier tipo de necesidades y pareciera que no tienes la mínima esperanza de tener una calidad de vida distinta, contraria al mar de problemas que está delante de ti.
La actitud de Moisés, inspirada por Dios, ocasionó que millones de personas pasaran al otro lado de las aguas para encaminarse a un destino abundante que Él les había prometido. Trayéndolo a tu realidad: si das un paso de fe, te respaldas en el Señor Jesús y sigues sus consejos, Dios hará que todo coopere para tu bien. Incluso lo que pensabas que iba a destruirte.
Este próximo domingo 17 de noviembre, en el Templo de los Milagros, obispos y pastores de la Universal recogerán el nombre de quienes harán un pacto de fidelidad con Dios y los llevarán al Mar Rojo para clamar a favor de ellos. Acude. Ese problema que hoy te amenaza, por medio de tu fe, mañana no lo hará más. La entrada y todos los servicios que se ofrecen son gratuitos. La cita es a las 9:25 de la mañana.

«Mis hijos y yo vivíamos en la calle en un cuarto hecho de lámina y plástico»

«Quedé huérfana de ambos padres, en mi niñez pasé carencias y no tenía un lugar fijo para vivir. A los 15 años, conocí a un hombre con el que quise formar una familia, pero no se hizo responsable de nuestros tres hijos y me dejó. Sin dinero, terminé en la calle en un cuarto hecho de lámina y plástico, dormíamos en una cama que saqué de un basurero, y comíamos desperdicios de un hotel.
Lo único que venía a mi mente era morir. Intenté el suicidio junto con mis hijos. Conocí el Templo de los Milagros, escuché que, por medio de mi fidelidad y obediencia a Dios, podía salir adelante. Con perseverancia, lo logré: conseguí un empleo y, de esta manera, a ganar dinero. Eso me permitió tener una calidad de vida distinta: dejamos de vivir en la calle.
Hoy en día, después de librar varias dificultades y pasar por todo un proceso, he conquistado varias cosas, como comprar una camioneta para uso personal, dos más que funcionan como transporte público, abrí una florería, estoy construyendo mi casa a mi gusto y no nos falta comida, ropa, alimento…
Dios me ha bendecido bastante, sin embargo, voy tras de más objetivos.» -Amelia Hernández.

«Lo único que venía a mi mente era morir. Intenté el suicidio junto con mis hijos»

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/11/12/lo-que-parece-ser-el-fin-puede-ser-un-nuevo-inicio/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games