¡Qué tarde se vivió en la Universal de Naucalpan, Estado de México!

¡Qué tarde se vivió en la Universal de Naucalpan, Estado de México!

Por Editores 2

Mientras estuvo en la Tie­rra, el Señor Jesús hizo gran cantidad de milagros, en­tre ellos sanar a los enfermos que con fe pedían la cura. Cie­gos, paralíticos, leprosos, una mujer con fuertes hemorragias durante años… fueron algunos que probaron su poder.

Hoy en día no es distinto, gracias a que su esencia es la misma a pesar de los años. Sin embargo, existe un único requi­sito para que Él responda: que le demuestren fe. «Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.» (Hebreos 11:6)

Nadie busca a un médico o a otro especialista dudando de que le pueda ayudar. De igual forma pasa con Dios: hay que buscarlo creyendo en lo que Él puede hacer. Con esto en men­te, gran cantidad de personas asistieron a la Concentración de Fe y Milagros en Naucalpan, Estado de México, hecha por el obispo Franklin Sanches. Así, muchas de ellas afirmaron ha­ber salido del lugar sin los do­lores o padecimientos con los que llegaron.

Como en cada reunión, una vez que los milagros se hicieron notar, el obispo prosiguió con un mensaje espiritual, a fin de fortalecer la fe y la vida de los presentes, y con diversas ora­ciones a su favor. Asimismo, fi­nalizó con una oración especial por las parejas y matrimonios, pues como ha explicado en re­uniones pasadas: «después de Dios, la familia es lo más impor­tante.»

No te pierdas nuestras si­guientes ediciones, la Universal que te queda más cerca podría ser la siguiente en presenciar una tarde como esta y tú, por medio de la fe, alguien que cuente las maravillas que Dios hizo en su vida.

Lea también: ¡Los milagros no paran!

¡Y los milagros no se hicieron esperar!

«Hace dos meses me operaron la pierna: tengo dos placas y seis tornillos. Esto no me permitía apo­yar bien mi pie, por eso usé las muletas. Durante la oración, le pedí a Dios que me sanara y, cuando terminó, pude caminar por mi cuenta. Él me respon­dió. Incluso, mi esposa vino conmigo y comprobó el milagro.» -Andrés Huerta

«Tenía varios meses con dolor en los huesos, co­lumna, rodillas, espalda… En lapsos, mejoraba, pero recaía. De hecho, pasé por muchas dificultades para llegar a esta reunión, pero al estar aquí, aproveché la oración para pedirle a Dios por mi sanidad y Él me respondió quitándome las molestias. ¡Salgo muy contenta!» -Alma Ávila

«Debido al cáncer de mama, me sometieron a una cirugía y me cortaron unos ganglios. Sin embar­go, comencé a sentir una bolita que me provocaba dolor cuando me palpaba. Después de que oraron por mí, noté que esta había desaparecido junto con los malestares. Además, salgo de aquí muy tranqui­la, con mucha paz» -Susana

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/10/04/que-tarde-se-vivio-en-la-universal-de-naucalpan-estado-de-mexico/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games