Es mucho más fácil

Es mucho más fácil

Por Departamento Web

Entre el camino angosto y el ancho, la mayoría elige la segunda opción

Para quien conoce a Dios, Sus Mandamientos no son pesados. Sin embargo, para aquel que no tiene una relación con el Eterno, Sus instrucciones son una carga penosa.

La ignorancia con respecto a las realidades espirituales hace que las personas no comprendan que todo lo que Dios nos pide, tiene por objeto protegernos y bendecirnos. Al final, nadie conoce tan bien al ser humano y sus deseos como Aquel que lo creó. Y, por eso, estableció límites, una providencia que Él sabe que es fundamental para nuestro desarrollo, seguridad y felicidad.

Pero el hombre huye de tener que obedecer, pues ama las facilidades y, entre el camino angosto, que exige sacrificio de los propios deseos, y el ancho, que no impone ninguna condición, es obvio que la mayoría elige la segunda opción.

Entonces, entender el motivo por el cual los Mandamientos fueron ordenados es simple, solo que someterse a ellos es muy difícil para quien carga en su interior la egolatría.

Pienso que esa es la razón de innumerables excusas para tantas transgresiones, como por ejemplo:

Es mucho más fácil decir que Dios no existe, que admitir Su existencia y someterse a Sus criterios.

Es mucho más fácil decir que el diezmo es una orden de la época de la Ley, que ser generoso y fiel.

Es mucho más fácil hacerse el desentendido con respecto a quién es nuestro prójimo, como lo hizo el maestro de la Ley al hablar con Jesús, que ayudar a quien tiene necesidades.

Es mucho más fácil decir que todos los pastores son ladrones y que todas las iglesias engañan, que congregarse y formar parte de un Cuerpo bien ajustado a su disciplina.

Es mucho más fácil pensar en disolver una unión y decir que el matrimonio solo está en un trozo papel, que luchar para superar las dificultades, ser humilde para reconocer los errores y buscar la restauración de una familia.

Es mucho más fácil estar años en la iglesia cumpliendo obligaciones y creer que eso es suficiente, que admitir que la práctica de la religiosidad no tiene nada que ver con la espiritualidad.

Es mucho más fácil echarle la culpa a todos los que están a su alrededor que reconocer las propias fallas y luchar para cambiar.

Notamos que el camino de las facilidades es realmente ancho, ¿no es así? Pero, me detengo por aquí y le invito a unirse conmigo y, en una conversación franca, vamos a exponer las excusas incoherentes que existen por ahí y obstaculizan tanto el progreso del ser humano.

Exponga su punto de vista y, así, con este análisis, ayúdese y ayude a los demás que leen esta reflexión.

Creer también es pensar. Después, cuanto más aliamos la fe con la inteligencia, hay más oportunidades de lograr la verdadera comprensión.

Por: Núbia Siqueira

Lea también: ¿Qué nos puede enseñar una balanza sobre tener buenos ojos?

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/09/10/es-mucho-mas-facil/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games