Educación financiera infantil: el momento es ahora

Educación financiera infantil: el momento es ahora

Por Departamento Web

Enseñándoles bien a temprana edad, los niños tienen menos probabilidades de tener problemas en el futuro

Muchos padres aún no tienen el hábito de hablar de dinero con sus hijos pequeños. Unos creen que el tema solo es para adultos; otros subestiman su inteligencia —lo cual es un gran error, pues, en la etapa de la primera infancia, ellos son verdaderas “esponjitas” para absorber aprendizajes que les servirán durante toda la vida.

Los niños deben ser incentivados a saber administrar sus recursos y a aprender que todo en esta vida tiene un costo y requiere esfuerzo para ser adquirido. La táctica de darles su “domingo” es muy usada, pero, aunque muchos padres las adopten, no siempre les enseñan a administrarlos, lo cual es tan importante como darles dinero.

Participación en casa

Una investigación reciente de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) y de la Asociación Brasileña de Educadores Financieros (Abefin) demostró que “la manera de lidiar con el dinero cambia si la educación financiera es aprendida en la infancia y la juventud, pues esta lleva a comportamientos más sustentables a lo largo de la vida”, dijo en el estudio Reinaldo Domingos, presidente de la Abefin.

El trabajo también indicó que al recibir educación financiera en la escuela —práctica cada vez más común en esas instituciones— el niño también se lo transmite a su familia. Él participa en las discusiones sobre las cuentas de la casa y obtiene más consciencia de que no puede desperdiciar bienes y servicios (comida, agua, energía, etc.).

“Los niños son muy observadores y, desde temprano, empiezan a notar que el dinero tiene fuerza”, dijo Domingos. Él advierte que, “al mismo tiempo, están expuestos a mensajes publicitarios, que estimulan el deseo de tener. Por lo tanto, es necesario enséñarles cuán importante es tener objetivos, hacer elecciones y que nada se obtiene mágicamente, sin embargo, todo es posible, siempre y cuando el dinero sea usado de manera centrada y con sabiduría”.

Lea también: El comportamiento financiero se aprende tempranamente

¿Cómo enseñar?

El Instituto Brasileño de Defensa del Consumidor (Idec), Scotiabank y Piggo también les da consejos a los padres y responsables que quieren enseñarles a sus hijos sobre la conciencia financiera:

  • Cuanto más pronto, mejor: Los padres dan el primer empujón. Tan pronto hable de ahorros con los niños, mayores serán las oportunidades para desarrollar una relación más equilibrada con el consumo y con el dinero. Claro que aún no es el momento de darles todos los detalles, pero es posible aprovechar las situaciones del día a día para enseñarles, como en el paseo en las plazas comerciales, al ir al supermercado o durante la compra del material escolar, por ejemplo.
  • Empiece con una alcancía: Es una experiencia agradable que mezcla disciplina y planeación para conquistar lo que se desea. Piensen juntos en una finalidad para el valor guardado. Así, el pequeño aprende a ahorrar y guardar dinero para conquistar algo en el futuro.
  • Esencial vs. Superfluo: Cuando los niños le pidan que compre algo, explíquele la diferencia entre querer y necesitar. Para los más grandes, es un buen momento para conversar sobre cómo comportarse al recibir el primer salario y mostrarles que cuidar la educación financiera hoy es garantizar una vida más próspera para el día de mañana.
  • Diga no cuando sea necesario: Es fundamental establecer límites. Si usted les da todo lo que ellos piden, cuando sea necesario negar algo independiente de la justificación, ellos no sabrán lidiar de manera saludable con la frustración.
  • Estimule la donación: Ser próspero también tiene que ver con compartir y no con la acumulación de cosas. De vez en cuando, reserve un tiempo para separar con los pequeños todos los objetos (juguetes, ropa, libros, cómics, etc.) que no son muy usados y estimule la donación. Esto, inclusive, incentiva tempranamente el consumo sustentable.
  • Estimule la administración financiera: A partir de la edad escolar, el niño ya empieza a tener nociones del valor del dinero. En ese momento, es saludable empezar a darle su “domingo” y darle espacio para que tome decisiones de qué hacer con él. En cambio, a partir de los 16 años, es posible que abra una cuenta bancaria a nombre de su hijo, un paso importante rumbo a la independencia financiera. Ya sea para movilizar la beca, el primer empleo o el “domingo”, tener su propia cuenta en el banco exige responsabilidad, madurez, organización y va a prepararlo para administrar un saldo mayor cuando sea más grande.
  • Dé el ejemplo: Los adolescentes y niños aprenden más por la práctica que por el discurso. Por eso, empiece consigo mismo y evalúe su relación con el dinero. ¿Usted ha sido coherente entre lo que dice y lo que hace? Una de las mejores actitudes que usted puede tomar es involucrar a toda la familia, inclusive a los hijos, en el momento de hacer el presupuesto familiar. Así, ellos aprenden que ahorrar es una tarea de todos.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/09/09/educacion-financiera-infantil-el-momento-es-ahora/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games