Robo de identidad: ¿cómo protegerte de un delito que va en aumento?

Robo de identidad: ¿cómo protegerte de un delito que va en aumento?

Por Departamento Web

«Solicité una tarjeta de débito cuando nació mi primer hijo para asegurar su futuro. Sin embargo, tiempo después, me dijeron que debía 24 mil pesos por un crédito que yo no había solicitado. Al aclarar la situación, en mi institución bancaria me dijeron que había sido víctima de un robo de identidad», relató Carlos en un portal donde la gen­te cuenta sus malas experiencias en casos como este.

Según datos del Banco de México, el robo de identidad es un delito que va en aumento y nuestro país ocupa el octavo lugar a nivel mundial. Mientras que el 53% de los casos se dan por información tomada direc­tamente de alguna tarjeta ban­caria, el 63% es debido al robo de carteras y/o portafolios y un 67% por la pérdida de ciertos documentos.

La CONDUSEF informó que quienes cometen este delito usan la información para abrir cuentas, contratar líneas tele­fónicas, hacer compras o para cobrar seguros de vida, salud y pensiones. Por eso, recomienda:

  • No ingreses nombres de usuario y contraseñas en sitios desconocidos
  • Evita compartir tu información financiera
  • Usa páginas electrónicas que tengan certificados de seguridad
  • Presenta una denuncia en caso de pérdida de tus documentos personales
  • No proporciones información personal a encuestadores ni vía telefónica ni presencial
  • Checa continuamente los estados de cuenta a fin de detectar operaciones irregulares
  • En caso de ser víctima, la CONDUSEF aconseja solicitar la cancelación de tus tarjetas y cambiar cuanto antes sus contraseñas.

«La brujería destruyó mi vida… Pero Él la reconstruyó»

«Encontré pájaros, víboras, sapos y di­versos animales en trabajos de brujería afuera de mi casa.

Desde ese momento me enfermé. Tenía dolor de cabeza, de pies y de estó­mago. Estuve mucho tiempo sin poder dormir, comer o caminar porque me ma­reaba; pasé seis años postrada en un si­llón.

Mi esposo pensó que yendo a los bru­jos contrarrestaría esos “trabajos”. Pero solo nos sacaron el poco dinero que te­níamos. Él tuvo que malbaratar una casa y pedir dinero prestado.

Era frustrante porque en lugar de ver algún cambio para bien, me daba cuenta que mi vida era frustrante. Llegué al punto de dudar sobre mi propósito en este mun­do, ¿cuál era mi misión?

En el Templo de los Milagros supe que encontraría al Dios que me haría dejar de sentirme muerta en vida, por eso acudí con todas mis fuerzas ¡y Él no me decep­cionó!

El Señor Jesús me renovó por completo de adentro hacia afuera. Al actuar con fe, me volvió una mujer victoriosa que tiene paz y está sana.

Pero no solo me ayudó internamen­te, económicamente me dio condiciones para adquirir la casa de mis sueños en el lugar donde siempre quise vivir. Después compré una camioneta, un carro, dos lo­cales y terrenos.

Con Dios no me falta nada. Todo lo que tengo es gracias a Él y no hay poder más grande que el suyo.» -Irene Salazar.

Lea también: Carding: una modalidad para estafarte

Tip Financiero

Cuidado con las cláusulas de los contratos

Cuando solicitas un crédito o compras un carro, lo único que quieres es recibir lo que acabas de adquirir y hay quien firma sin poner atención. Ante esto, la CONDUSEF aconseja, además de leer bien el contrato, revisar a detalle las cláusulas que este contenga.

De no hacerlo, te verás en una gran desventaja, pues no solo desconocerás tus derechos y obligaciones, tampoco sabrás si la cláusula es abusiva e ilegal. En caso de detectar algún abuso, se re­comienda pedir al banco el cambio de contrato antes de firmar.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/09/02/robo-de-identidad-como-protegerte-de-un-delito-que-va-en-aumento/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games