Mujer prudente

Mujer prudente

Por Editores 2

Hoy me gustaría hablar con ustedes sobre un versículo en el libro de Proverbios 19:14:

“La casa y las riquezas son herencia de los padres; mas del Señor la mujer prudente”.

Es decir, hoy en día muchas mujeres están casadas, pero no son prudentes.

La esposa prudente es un regalo de Dios para un hombre. Pero ¿qué es ser prudente? Según el diccionario, la prudencia quiere decir precaución, sensatez; una persona cautelosa que esquiva el peligro, que demuestra cautela, juicio; tener el hábito de ser precavido, que se prepara de manera anticipada.

Entonces, una esposa prudente es aquella que evita un mal, tiene cautela; sabe, por ejemplo, que hay momentos que no son adecuados para que ella hable sobre ciertos temas; sabe que cuando el marido llega del trabajo, no es el momento de hablar de problemas con los hijos, deudas, pagos, cuentas, cosas que tiene que hacer y no ha hecho hasta hoy… porque debido al horario él llega cansado, estresado, y mejor busca el momento adecuado para hablar.

Por lo tanto, la esposa prudente evita muchos errores.

A veces ustedtrabaja y tiene muchos quehaceres, llega a casa con el estrés del trabajo, estando así, ¿podrá pensar con prudencia? No, estrés con prudencia no se llevan. Cuando estoy estresada, yo no logro ser prudente, por eso necesito tiempo para dejar de sentir todas aquellas emociones y, entonces, pueda hacer las cosas que necesito hacer con cautela.

Actualmente se habla poco de la cuestión de la prudencia, las personas se dejan llevar mucho por las emociones y situaciones. No están pensando en lo que aquello puede causar, porque, a veces, por más que tengan una buena intención, por más que sea una mujer que quiere lo mejor para su familia, cuando usted no es prudente y actúa según su impulso, intentando resolver la situación en el momento que quiere, entonces tal vez aumente el problema con sus propias manos.

Por eso, Proverbios 14:1 dice que la mujer necia derriba su casa con sus propias manos, porque no piensa, no evalúa.

¿Cómo puede hacer la diferencia en este mundo siendo igual a todos?

Tal vez usted ha escuchado a sus amigas, a aquellas personas que sigue en YouTube, en las redes sociales, a las celebridades o a muchos diciendo: “No, tienes que hablar, expresarte…”. Oye muchas voces, pero yo le pregunto: “¿Cuál es la diferencia que esas personas han hecho en el mundo para tener el derecho de decir lo que debe hacerse o no?”

Yo, sinceramente, veo la vida de esas personas. Cuando iba a la escuela, veía lo que las jóvenes hacían: salían con otros chicos, tenían y cambiaban de novio, lloraban, se embriagaban… Al observar aquello pensé: “Yo no quiero eso para mí, no quiero pasar en la mano de muchos jóvenes, no quiero sufrir como ellas, no quiero hacer dramas, terminar ebria, fingiendo que estoy bien”. En aquella época había prudencia de mi parte, observaba a las personas y evalué las decisiones que tomaron. Eso me diferenció de ellas y hoy muchos no entienden cómo logro ser así.

Pero, en realidad, el principio de la sabiduría es el temor a Dios. Y el temor a Dios es prudencia. Cuando usted teme a Dios, entonces ve al mal de lejos y lo evita.

Cuando es prudente, le está dando a Dios la oportunidad de dirigir su vida. Por eso la esposa prudente viene del Señor, porque la guía el propio Dios. Él le muestra cómo debe actuar, cuándo y cómo debe hablar… Es claro que ella no será perfecta, pero Él la perfeccionará con el paso tiempo porque ella Le teme.

Mientras el mundo le enseña que tiene que equivocarse para aprender. Y muchos de los que dicen tener sabiduría se están equivocando, apoyando ideas que no tienen estructura, solo es cuestión de observar la vida de estas personas y verá que esas mujeres son infelices por más seguras, bellas, inteligentes, exitosas sean.

¿De qué sirve tener todo y ser infeliz en la vida personal? ¿Sabe cuál es su vida personal? Su vida amorosa. Aunque diga que prefiere estar soltera, ¿usted está bien? Con certeza, no. Pero no quiere que nadie lo sepa.

En lugar de que las personas aprendan a ser prudentes, están equivocándose continuamente y terminan lastimándose y estableciendo opiniones equivocadas sobre los hombres, el matrimonio, las relaciones, el amor…

Usted que es casada y ve que su matrimonio va de mal en peor, su marido es frío, no conversa con usted, le evita, él prefiere estar con otras personas, entonces, evalúese, amiga. Pregúntese: ¿ha sido una mujer prudente o una impulsiva que termina destruyendo el ambiente del hogar, volviéndolo difícil de convivir? Quizá usted grita, insulta, es agresiva, impaciente, ansiosa, quiere todo a su manera y termina destruyendo su hogar.

Y, para quien es soltera, retomando nuevamente el primer proverbio. Muchos ya tienen la herencia material de sus padres, tienen casa, dinero, estudiaron la universidad, viajaron… pero todo esto no hace que el día de mañana la mujer soltera se vuelva una mujer prudente. En realidad lo material es algo que cualquier persona puede conquistar, lo difícil viene después.

Usted puede tener riquezas, ser linda, popular, puede tener muchos seguidores en sus redes sociales y poseer una excelente educación. Pero para que usted se convierta en una mujer prudente, Dios tiene que hacer eso, es trabajo del Señor.

Pero ¿cómo Dios hizo de mí una mujer prudente? Cuando temí al Señor desde que era soltera, cuando Lo respeté, cuando me aparté del mal, de las malas compañías, de los malos consejos…

Pero hoy en día, usted tiene su celular y las personas le envían malos consejos a través de WhatsApp, YouTube… Como soltera, debe tener cuidado porque lo más hay hoy en día son consejos para usted diciendo que debe disfrutar la vida yendo a fiestas, estando con varios chicos…

¿Pero disfrutar es estar en fiestas, dejarse ser usada y pasar de una mano a otra?

Yo puedo decir que aproveché la vida porque no fui usada y no pasé a manos de nadie, porque decidí esperar al hombre que Dios tenía para mí. ¿Por qué no hace eso a partir de ahora? Tal vez hasta ahora se ha dejado llevar por un sinfín de malos consejos y ha sufrido mucho por eso. ¿Por qué no mejor decide temer a Dios a partir de hoy, confiar en Su voluntad (que es perfecta y agradable)? Si usted hace eso, mañana será esa mujer prudente que viene del Señor, tendrá todo para hacer feliz a un hombre, será la corona de su marido, la mujer sabia que edifica su casa. Estas son promesas que Dios les da a las mujeres que confían en Él y Le temen.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/06/14/mujer-prudente/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games