El grandioso sueño americano…

El grandioso sueño americano…

Por Departamento Web

“Me voy a ir al otro lado”, “En Estados Unidos, voy a ganar más”, “Ahí hay más trabajo”, estos y otros pensamientos son los que rondan en la cabeza de las personas cuando están planeando irse a vivir el sueño americano, que no es otra cosa que los ideales que garantizan la oportunidad de prosperar y tener éxito.

Lamentablemente, quienes piensan así creen que en su tierra natal hay pocas oportunidades de sobresalir. Dejan a sus familias, sus casas y sus costumbres por irse a perseguir un ideal, que muchas veces, ni siquiera tienen la certeza de que les va a ir mejor y, por si fuera poco, deciden emigrar porque a su pariente o amigo le fue bien. Pero ¿todos los que dejan su país de origen triunfan? No, nada garantiza que esto sea un hecho y que solo por estar en una nación distinta a la suya logren algo si siguen con la misma mentalidad.

Entonces, ¿cómo puedes prosperar? El obispo Macedo comenta que debes poner atención en los detalles, pues estos son los que hacen que tu vida sea diferente. “Solo un detalle puede ser decisivo en lo que sucederá o dejará de suceder. Tanto las bendiciones de Dios como las tragedias provocadas por el diablo nacen a partir de los detalles. Entre los dos, lo que interferirá en las cosas pequeñas relacionadas a usted, no siempre será aquel a quien le entregó su vida, sino que será aquel a quien le permitió actuar – sea a través de una oración o a una falta de la misma”, afirma.

En pocas palabras, un pacto con Dios sumado a tus actitudes, te harán sobresalir financieramente sin importar el lugar en el que te encuentres. Esto es lo que hacemos todos los lunes en la Nación de los Vencedores, te sugerimos asistir en el horario de tu preferencia.

Lea también: No alcanzarás el éxito demeritándote

“Vivía en una casa donde todo se mojaba cuando llovía”

“Cuando llegué a la Universal, tenía deudas, enfermedades y estaba a punto de separarme de mi esposo por los problemas económicos, ya que vivíamos en la miseria en una casa donde todo se mojaba cuando llovía. Además, pedíamos prestado para comprar alimento y los vicios de mi esposo no ayudaban en nada.

Incluso, a mis hijos les tenían que regalar los uniformes para que asistieran a la escuela. Todo estaba mal y, por consiguiente, caí en depresión al ver la situación en la que estábamos. ¡Mi esposo y yo llegamos a los golpes!

Lo único que me hizo salir de esa pobreza fue el haber hecho un pacto con la Palabra de Dios porque, a raíz de eso, poco a poco, mi vida empezó a cambiar.

El Señor me dio condiciones para pagar mis deudas, tenemos un hogar propio donde vivir, un trabajo que me permite darle a mis hijos lo que quieran y acabo de comprar una camioneta. Por si fuera poco, tanto mi salud como mi matrimonio se restauraron y mi esposo dejó el alcoholismo. Dios nos ha dado bendiciones a manos llenas, Su Palabra no falla y yo soy un testimonio vivo de Su Poder”, Ciria Ávila.

Nación de los Vencedores
Lunes en la Av. Revolución 253, Tacubaya 
7am, 10am, 12pm, 4pm y 7:30pm.
Para saber la dirección de la Universal más cercana haz clic aquí.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/06/10/el-grandioso-sueno-americano/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games