Soplos cardíacos: el sonido que emite el corazón cuando algo no anda bien

Soplos cardíacos: el sonido que emite el corazón cuando algo no anda bien

Por Redacción Periódico

A los sonidos que emite el corazón durante el ciclo de latidos se les llama soplos cardíacos.

De acuerdo con especialistas, estos pueden ser congénitos o desarrollarse a lo largo de la vida y, a pesar de que no es una enfermedad, pueden indicar un problema cardíaco.

“El corazón tiene cuatro cavidades: dos aurículas que reciben la sangre y dos ventrículos que son los motores del organismo. Todo esto está comunicado por válvulas.

La sangre pasa a través de ellas y funcionan como si fuesen unas puertas que separan las aurículas de los ventrículos. Cuando no se produce aumento de velocidad, porque las válvulas abren bien, no hay sonidos.

Pero si no abren porque hay lesiones valvulares, se producen unos sonidos (soplos)”, explica Tomás Vicente, doctor en Medicina y especialista en Cardiología.

Mientras que los soplos cardíacos inocentes no ocasionan ningún tipo de síntoma, hay signos que indican que el soplo es anormal, tales como:

• Falta de aire

• Tos crónica

• Piel azulada en los dedos y labios

• Dolor en el pecho • Mareos

• Desmayos

• Hinchazón o aumento de peso

• Sudoración intensa con o sin esfuerzo

Si bien no todos los sonidos del corazón son sinónimos de enfermedad, de acuerdo con Vicente, “los niños deben ser revisados por un cardiólogo para que descarte cualquier problema”.

“En el caso de las personas mayores, los problemas en las válvulas no son por un defecto, sino por envejecimiento”, añade.

Para determinar si existe un problema cardíaco, en ti o en algún familiar, se recomienda acudir con tu médico de confianza para que haga los estudios y tratamientos correspondientes.

«Desahuciada dos veces, sin trabajo y abandonada por mis hijos, así conocí a Dios»

“Luego de unos estudios médicos, me detectaron tres miomas, uno de ellos estaba oprimiendo mi matriz y, según los doctores, no había un tratamiento que pudiera sanarme.

Las constantes hemorragias me debilitaban cada vez más, anímicamente caí en depresión porque luego de que me quiso dar un infarto, me detectaron un soplo en el corazón y de nuevo me desahuciaron.

Por lo mal que estaba mi salud, tuve que renunciar a mi trabajo y me gasté mi liquidación en el último esfuerzo para sanarme, pero fue en vano. Cuando mis hijos me vieron enferma y enfrascada en mis problemas, me abandonaron.

Mi depresión llegó a su límite: sufrí insomnio, nerviosismo, problemas de presión arterial, soledad, ¡mi salud estaba destruida y me sentía traicionada!

Luego de la invitación de un familiar, asistí al Centro de Ayuda Universal. Después de que escuché que Dios era grande y que volvía lo imposible en posible, decidí clamarle y pedirle mi sanidad. Así empecé a asistir a las reuniones y perseverando noté cambios.

Usando la fe, poco a poco vi mejoría. Incluso, me hicieron análisis y, como todo salió bien, me dieron de alta del hospital.

El Señor bendijo mi vida completa, mis hijos regresaron, restauró a mi familia; puse un negocio próspero con el que pude pagar mis deudas y no me privo de nada.

Sobre todo, encontré la paz que tanto necesitaba, hoy duermo tranquilamente porque el Espíritu Santo habita en mí”, Claudia Avilés.

Quizá te interese leer: Cardiomegalia: cuando el corazón crece más de lo normal

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/06/04/soplos-cardiacos-el-sonido-que-emite-el-corazon-cuando-algo-no-anda-bien/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games