Comportamientos de un adicto

Comportamientos de un adicto

Por Redacción Periódico

“No soy adicto”, “Sé controlarme”, “Puedo dejar de tomar o drogarme cuando quiera” son algunas frases que, comúnmente, solemos escuchar de alguna persona que tiene una adicción. Y es que alguien que se encuentra en esta condición, difícilmente reconocerá que tiene un problema que necesita ser atacado con urgencia. A esto también se le conoce como la etapa o estado de negación.

No obstante, de acuerdo con el relato de quienes llegaron al Propósito de Fe en Contra de los Vicios, incluso de sus propios familiares, que ahora tienen una vida alejada de las adicciones gracias al poder de la fe, además de no reconocer que tenían este problema, también se enfrentaron a otra serie de dificultades las cuales han sido recurrentes en cada caso, tales como:

• Incapacidad para controlar las ganas de consumir alguna sustancia tóxica.

• Dejar sus responsabilidades del día a día a un lado.

• No medir esfuerzos para consumir la sustancia.

• Hacen uso de la sustancia sin ninguna planeación.

• Continúan usándola a pesar de las consecuencias negativas.

• El uso se vuelve más constante en las situaciones de riesgo.

• Aumenta la necesidad de incrementar las dosis cada vez más.

Quizá, leyendo esto, aceptes que tienes un problema y reconozcas que necesitas buscar ayuda; o bien, te percatas que alguno de tus seres queridos está atravesando cada uno de sus comportamientos, y necesitas apoyo.

De ser así, te sugerimos participar en el Propósito de Fe en Contra de los Vicios con el objetivo de que aprendas, por medio de la fe, a superar tu vicio o auxiliar a alguien más a hacerlo.

Este domingo, habrá 10 especialistas que se sumarán a esta reunión para orar por los presentes. No dejes que el tiempo siga pasando, ¡dale un “basta” a la situación!

“Desde los 10 años, supe la crueldad que era vivir en la calle”

“Mi mamá se unió a un hombre que no era mi papá. Esta persona no me quería, era violento y nos golpeaba. Esa no era la vida que yo quería, por eso tomé una decisión difícil a mi corta edad: salirme de mi casa. Tenía 10 años y ya era un niño en condición de calle, me alcoholizaba, fumaba marihuana e inhalaba cocaína, piedra, solventes, pastillas… probé de todo.

Como las amistades que tenía en las calles hacían lo mismo que yo, creí que esa actitud era la correcta, no veía nada de malo en consumir ese tipo de sustancias ni vivir bajo los puentes. Aunque confieso que, en gran parte de las ocasiones, lo hacia porque quería olvidar el dolor que me causaba no tener una familia.

Quizá, muchos piensan que no hay salida cuando se está en estas condiciones; sin embargo, para mí sí hubo solución y sé que la hay para quien quiera tomar esta oportunidad. Conocí el Propósito de Fe en Contra de los Vicios y con ello una nueva forma de ver la vida.

Al usar mi fe en este Dios Vivo, me di cuenta de que sí se puede ser diferente, creí en cada una de las promesas que recibía en las reuniones, todo basado en la Palabra de Dios.

Decidí buscar un empleo, dejar las calles y regirme bajo la guía del Señor Jesús, así también dejé el alcoholismo, y la drogadicción. Además, el rencor y la tristeza que sentía se fueron de mi interior, hasta he vuelto a tener comunicación con mi mamá.

Lo creo fervientemente: el Poder de Dios, ¡todo lo puede!”, Juan Musiño.

Quizá te interese: Tal vez, su hijo necesita ayuda y usted no lo sabe

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/05/19/comportamientos-de-un-adicto/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games