Corrupción en el día a día: ¿usted no la ha practicado?

Corrupción en el día a día: ¿usted no la ha practicado?

Por Departamento Web

Comprenda porque la corrupción no agrada a Dios

En el trabajo, ficha el ingreso por su compañero. Cree que aquella marca es interesante, pero por ser muy cara prefiere comprar la “versión” falsificada. ¿Quiere evitar multas de manejo? Está bien, no hay problema, es mejor dar una “mordida” que pagar una multa. No tiene ganas de ir a trabajar, pero la justificación no es razonable, entonces, un justificado médico falso lo resuelve. No es estudiante, pero logra pagar media entrada en el cine debido a una credencial de estudiantes falta (o porque mintió en el momento de comprar).

El deseo de llevar la ventaja es un rasgo cultural tan presente en nuestro día a día, que encontraron un nombre bonito para eso: “el que no tranza, no avanza”. Pero el acto de corromper algo o a alguien, usando medios ilegales o ilícitos, con el objetivo de obtener ventajas con respecto a los demás, no es nada más y nada menos que corrupción.

La lista de actitudes semejantes es interminable, como, por ejemplo, colarse en la fila, intentar sobornar al policía para evitar multas, aceptar y guardar el cambio equivocado cuando recibió de más, etc. Estas actitudes se consideran “normales” porque “todo el mundo las hace”, pero, en realidad, revelan un desvío de carácter de quien las practica.

Sin embargo, muchos ignoran que hay una línea tenue entre la falta de ética y la delincuencia. Y se engaña a sí mismo quien considera que pequeños desvíos en el ámbito privado no afectan al ámbito público, y que solamente la corrupción que los políticos practican, cuando desvían millones del presupuesto, genera una grieta en las cuentas públicas. Estudios revelan que pequeños deslices cometidos por los “ciudadanos de bien” desfalcan su país todos los años.

El fin no justifica los medios

Cuando practicamos esas pequeñas corrupciones, legitimamos las grandes. El obispo Edir Macedo explica que muchos creen que el fin justifica los medios, por eso mienten para alcanzar sus propios intereses. Pero, por basarse en engaños, aunque conquisten algo, no progresarán.

Sin embargo, la vida de una persona íntegra está asegurada. “Aparentemente, su honestidad puede dejarla en desventaja, pero su ganancia se establecerá para siempre”, destacó.

Y no se trata solo de una “cosita boba y que no le hace mal a nadie”. Con estas actitudes, la persona revela su estado espiritual delante de Dios.

Vea lo que el Señor Jesús dijo al respecto de la grandeza de la honestidad:

“El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?” (Lucas 16:10-11)

Lea también: ¿Se puede progresar sin hacer tranzas?

“Las Escrituras revelan que, si una persona no logra ser fiel en las mínimas cuestiones, como en la administración de sus bienes o en su palabra empeñada, por ejemplo, ¿cómo podrá recibir tesoros espirituales? Por ser infiel en demandas terrenales, esa persona pierde la verdadera riqueza: la Vida Eterna”, aclaró el obispo.

¿Quiere saber más sobre asuntos como este y otros que se relacionan con la Palabra de Dios? Participe en una de las reuniones que se realizan en el Centro de Ayuda Universal, las cuales se llevan a cabo diariamente en distintos horarios. Busque la dirección de la iglesia más cercana a usted, aquí.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/05/18/corrupcion-en-el-dia-a-dia/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games