Día de las Madres, aquellas que no se rinden

Día de las Madres, aquellas que no se rinden

Por Redacción Periódico

Este viernes 10 de mayo, celebre el día de la madres y a la madre que siempre le ayudó

Quien es madre, normalmente, siempre desea lo mejor para sus hijos. Por eso, se esfuerza demasiado para que ellos tengan una vida feliz y saludable; los educa para que sean personas de bien; da amor, cariño e intenta suplir sus necesidades de la manera más sublime que pueda existir.

Con el paso del tiempo, sin embargo, hemos visto que muchos hijos se han rebelado en contra de esas valiosas enseñanzas, prefiriendo perderse en los vicios, criminalidad; otros han enfrentado enfermedades incurables y sufrido prematuramente. Delante de tantos problemas, muchas madres acaban desmoronándose, sobre todo, por no saber de qué manera ayudarlos.

“No puede resignarse a ser una ‘madre tragedia’ y habituarse al miedo a perderlo, a sus constantes humillaciones, faltas de respeto, nuevos vicios, manías, disturbios, pésimas amistades… Tal vez ya aceptó eso dentro de su casa, dentro de sí misma”, dijo el obispo Macedo.

Si eres una madre que solo ha llorado, que tiene el corazón partido por la desesperación y la impotencia, que su alma grita pidiendo socorro y este nunca llega y las fuerzas que te quedaban están llegando a su fin, debes saber que no todo está perdido.

Ante esto, el obispo expresa: “Ese grito no es solo suyo, él está en mi garganta también y en la de millones de personas. Pero, solo existe una manera de vencer ese miedo: buscando a Dios, el Único que venció la muerte: el Señor Jesús. No estoy hablando de religión, sino de vida, de salvar su familia”.

Delante de los problemas, muchas madres se rinden y quizá también es tu caso. No obstante, Dios te hizo una guerrera y dentro de ti puso fe para que, con ella, puedas volver tus lágrimas de tristeza en lágrimas de felicidad.

Tal vez, no tienes motivos para celebrar este Día de las Madres, pero a partir de hoy, de la mano de Dios, todos los días podrían ser llenos de dicha y amor.

La madre espiritual

La Iglesia del Señor Jesús también hace el papel de madre para todos los que llegan a ella, sea de la manera que sea. Cada iglesia, por pequeña que sea, es la madre que enseña tanto el camino de la Salvación eterna como los principios éticos y morales, que, muchas veces, algunas personas no aprendieron en sus propias casas.

Asimismo, en ese lugar es donde, aquel que cree, encuentra la solución para problemas como la depresión, adicciones, ansiedades y enfermedades incurables.

Este viernes, en el Día de las Madres, todas las mamás serán homenajeadas en todos los Centros de Ayuda Universal, inclusive nuestro Padre espiritual, que es Dios, y nuestra madre espiritual, que es la iglesia.

¿Usted también considera a la iglesia como su madre? ¿También tiene mucho que celebrar y agradecer ? Entonces, este día de las madres no falte.

Las reuniones se llevarán a cabo en todas las sedes del Centro de Ayuda Universal. Encuentre la dirección más cercana haciendo clic aquí. También lo esperamos en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya, CDMX.

«Estuve a punto de acabar con mi vida y con la de mi hija»

“Desde pequeña, veía que mis padres peleaban debido al alcoholismo de mi papá. Por otro lado, a los seis años, me detectaron depresión infantil y, de la nada, me daba mucho frío, seguido me daba fiebre muy fuerte que ningún medicamento controlaba, y deliraba. De hecho, me llevaron con psicólogos.

Conforme crecí, le perdí deseo a la vida y pensaba constantemente en el suicidio. Más tarde, empecé a consumir alcohol, cocaína y marihuana, pues creía que con eso podía ‘olvidarme’ de mis problemas. Poco a poco, me iba alejando de mis seres queridos y odiaba mucho a mi mamá. ¡Deseaba irme de mi casa!

Cuando cumplí 16 años, conocí a alguien de quien me embaracé, pero después de un tiempo, supe que era casado y sentí que el mundo se me venía encima. Tuve a mi hija, pero como no tenía dinero, le daba pura agua en lugar de leche.


Tanto sufrimiento me llevó a un intento de suicidio junto con mi hija, pero el miedo me impidió hacerlo. Un familiar me dijo que Dios tenía el poder para ayudarme, me invitó a la Universal y decidí ir. Al principio, me sentí rara, pero las palabras del pastor me dieron fe y, sobre todo, durante la oración pude desahogarme. Iba varios días a la semana decidida a vencer mis problemas.

Actualmente, después de un proceso que requirió tiempo y perseverancia, las cosas cambiaron. Primero, me enfoqué en vencer los vicios y sanarme, lo logré.

Más adelante, conseguí un buen empleo que me permitió ganar bien y poder dedicarle tiempo a mi hija. Después, cuando curé las heridas del pasado, conocí al que ahora es mi marido, que es un hombre obediente a Dios.

Puedo asegurar que hoy soy una mujer feliz”, Jeisy Damaris.

Quizá te interese: El Día de la Madre Espiritual

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/05/10/dia-de-las-madres-aquellas-que-no-se-rinden/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games