“Lloraba de amargura al ver que estábamos en la miseria”

“Lloraba de amargura al ver que estábamos en la miseria”

Por Departamento Web

“Fueron muchas las lágrimas que derramé al ver cómo el patrimonio que mi esposo y yo habíamos forjado con mucho esfuerzo se desmoronaba. Tuvimos un serio problema: fue acusado de fraude.

Pagamos abogados, trámites y varios servicios judiciales, los dos negocios que teníamos no fueron suficientes para cubrir los gastos. Por la falta de dinero, dejamos de costear las colegiaturas de mis hijas, los servicios de la casa, los pagos de departamento — que terminamos perdiendo —. Nos tu-vieron que dar asilo en la casa de unos fa-miliares y tampoco teníamos para comprar comida.

Era muy triste ver cómo caíamos en la miseria. Para poder ayudarnos un poco, nos apoyamos en las tarjetas de crédito, pero cuando nos dimos cuenta ya habíamos acumulado un adeudo de 500 mil pesos. En ese momento, sentí que el mundo se me venía encima.

Mi esposo llegó a la Universal y luego me invitó, pero en un principio no quise ir. Después de dos meses en los que me insistió, asistí. En las reuniones me identifiqué con la prédica, eso hizo que me entregara a Dios, pues comprendí que Él me estaba esperando para acabar con mi llanto.

En la Presencia de Dios tuve desahogo y mi fe se activó, me sentí con la seguridad de lograr mis sueños. Hoy si lloro es de alegría, porque le di un giro rotundo a mi crisis: conquistamos un negocio y dejamos de vivir con mis familiares. De hecho, están por entregarnos nuestra casa y un auto cero kilómetros. Mis hijas estudian en buenos colegios y no tenemos deudas”, María de Lourdes Esteban Arroyo.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/04/06/lloraba-de-amargura-al-ver-que-estabamos-en-la-miseria/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games