¿Cómo saber si Dios me perdonó?

¿Cómo saber si Dios me perdonó?

Por Departamento Web

Si esta es su duda, aprenda a liberarse de ella

Lamentablemente, el diablo ha logrado dejar a muchos cristianos sinceros estancados en la fe e imposibilitados de tener un verdadero encuentro con Dios. Él hace eso cuando tiene éxito al sembrar la duda en el corazón con respecto al perdón de Dios.

Son personas que llegaron a la Iglesia con la vida destruida, decidieron abandonar los errores y entregarle su vida al Señor Jesús. Sin embargo, por no tener la plena convicción del perdón Divino, no lograron desarrollar una relación íntima con Dios y viven tambaleando en la fe.

Constantemente, son bombardeadas por los pensamientos de acusación, como por ejemplo: “No mereces el perdón”, “Lo que hiciste fue imperdonable”, “Estás marcado para siempre”, entre otras voces.

Esos pensamientos son soplados en la mente cuando van a orar y, principalmente, cuando van a buscar el Espíritu Santo.

Ha sido así desde que tomaron la decisión de asumir la fe y vivir en obediencia a la Palabra de Dios. Debido a eso, ellas no entienden la razón por la que esos pensamientos no salen de su cabeza. Una vez que se han mantenido apartadas del pecado y han procurado andar en comunión con Dios.

Lea también:

Si quiere el perdón de Dios, lea esto

Fe para perdonar

El acusador

Si esa ha sido su lucha, hay una buena noticia para usted: aunque lo parezca, esos pensamientos no son suyos.

Exactamente. Se trata de otra estrategia del diablo para impedir que usted nazca de Dios y logre la Plenitud del Espíritu Santo.

“Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche” (Apocalipsis 12:10).

El diablo es acusador. Él siempre intentará, de alguna manera, sembrar la duda dentro del cristiano, especialmente, en el recién convertido. Haciéndolo sentirse culpable, inferior e incapaz. Intentando convencerlo de que no merece el perdón de Dios. Pues, así, logrará neutralizar su fe.

Pero ¿quién dice que es necesario tener méritos para lograr las promesas de Dios? Es solamente por medio de una fe viva que obtenemos la gracia de Dios, y el perdón es parte de ella.

El perdón de Dios es incondicional

El obispo Edir Macedo explica que la bendición de Dios depende de la fe. “La fe viva, activa, inteligente y racional. Dios quiere perdonar, pero es necesario que aquellos que van hacia Él manifiesten una fe. La creencia en Dios, así como el perdón, no es sentimiento. Es una cuestión de razón, raciocinio”, enfatiza.

Sin embargo, es necesario concientizarse de que el perdón de Dios es incondicional. Por lo tanto, para lograrlo, necesitamos atender esas cuatro condiciones:

1.ᵃ condición: arrepentimiento

“Pedro les dijo: ARREPENTÍOS, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38)

2.ᵃ condición: confesión del pecado

“Si CONFESAMOS nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

3.ᵃ condición: abandono del pecado

“El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia” (Proverbios 28:13).

4.ᵃ condición: perdonar (incluso a sí mismo)

“Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas” (Marcos 11:25-26).

Autoanálisis

Entonces, evalúe si de verdad hubo un arrepentimiento sincero, confesión, abandono del pecado y si usted no ha nutrido dentro de sí mismo un rencor o resentimiento contra su prójimo. Si es el caso, vuelva a examinar su condición espiritual y enmiéndese.

Pero, si tras reflexionar, su conciencia está limpia y en paz, con respecto a esas cuatro condiciones necesarias, entonces no hay razón para dudar. Libérese de esos pensamientos de acusación soplados por el diablo. Cada vez que estos vengan a su mente, repréndalos en el nombre del Señor Jesús.

Solo crea y tome posesión de la promesa de Dios que dice:

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte” (Romanos 8:1-2).

Aproveche este miércoles para participar en la Escuela de la Fe. Una oportunidad para que usted se enmiende, obtenga el perdón de Dios y desarrolle su fe.

La reunión de la Escuela de la Fe se lleva a cabo en el Santuario de la Fe, en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya, y en todos los Centros de Ayuda Universal. Consulte la dirección más cercana a usted.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/04/03/como-saber-si-dios-me-perdono/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games